Peligros de salir a correr todos los días

Aunque el running es un ejercicio muy saludable, practicarlo en exceso puede conllevar ciertos peligros.

por , il

    Peligros de salir a correr todos los días

    El running es uno de los deportes de moda. No sólo porque es una forma divertida de ejercitarse y ponerse en forma, sino porque además es bastante económico comparado con otros tipos de deportes. Al fin y al cabo, salir a correr a la calle es gratis. Sin embargo, aunque es un ejercicio muy recomendado, el running puede conllevar peligros si se practica en exceso o inadecuadamente. ¡Toma nota!

    Running: impacto en las articulaciones

    El running está considerado como un deporte de alto impacto, es decir, que genera un impacto en las articulaciones mientras se practica. En el caso del running, el impacto en las rodillas es el más destacado, aunque en general todas las articulaciones sufren un impacto continuo y moderado cuando salimos a correr.

    En realidad, existen muchos mitos acerca del running que hacen pensar que correr es malo para las rodillas. Pero no es así exactamente.

    La confusión se genera a la hora de comprender las necesidades de nuestro cuerpo con respecto a la práctica del running. Mientras que muchos estudios científicos señalan que salir a correr en exceso puede tener consecuencias negativas en las articulaciones, otros insisten que hacerlo 2 o 3 veces por semana puede prevenir el desgaste de las articulaciones y el desarrollo de enfermedades como la artrosis.

    En realidad, el running es un deporte que puede practicar cualquier persona, pero los principiantes deben tener las precauciones adecuadas y no practicarlo de forma abusiva. Incluso las personas que llevan años haciendo deporte deben practicar running con moderación, es decir, corriendo los kilómetros apropiados con su forma física y descansando entre los entrenamientos.

    Incluso la mayoría de las personas que tienen problemas de articulaciones podrían practicar running, siempre y cuando lo hagan bajo la supervisión de un profesional médico. Eso sí, lo cierto es que en estos casos, lo más recomendado son ejercicios de bajo impacto.

    Correr en entornos inadecuados

    Ponerse las zapatillas y salir a correr parece muy fácil a primera vista, pero hay que plantearse un tema esencial: dónde iremos a correr y en qué condiciones.

    En primer lugar, salir a correr por la ciudad puede tener algunas desventajas, debido a los altos índices de contaminación que muchas ciudades tienen. Por ello, lo ideal es que elijas entornos naturales para practicar running, como parques o zonas alejadas de carreteras.

    En segundo lugar, practicar running todos los días, incluso cuando las condiciones climatológicas son extremas, puede llegar a afectar tu salud o propiciar lesiones. Es por ello, que deberás mantener ciertas recomendaciones para salir a correr con viento y lluvia, como llevar el equipo adecuado.

    La técnica y el equipo para practicar running

    Aunque salir a correr sea un deporte bastante económico, eso no significa que para hacerlo bien no necesites un equipo adecuado. Principalmente necesitarás elegir las zapatillas de running adecuadamente. Es más, si practicas running habitualmente, probablemente necesitarás diferentes tipos de calzado en función del clima y el tipo de terreno donde desees correr.

    Además, la técnica que emplees a la hora de correr es importantísima para evitar lesiones. No debes nunca de saltarte la rutina de estiramiento antes de salir a correr. Además, aprender a correr con una técnica adecuada, te ayudará a cansarte menos y a prevenir lesiones.

    Así que ya sabes, si te gusta correr, hazlo, pero con moderación y rutinas de entrenamiento adecuadas a tu forma física, con un equipo adecuado y preferiblemente en entornos naturales.