Navidad 2016

Peso saludable: Come sin prisa para mantener la línea

Peso saludable: Come sin prisa para mantener la línea

Peso saludable: Come sin prisa para mantener la línea. Comer deprisa no solo genera ansiedad, sino que produce una mayor acumulación de grasa y nos hace más vulnerables a padecer problemas de sobrepeso, la antesala de la obesidad. Somos lo que comemos y no solo eso, sino también a qué hora lo comemos y cómo lo comemos.

por en Dietas, Metabolismo, Obesidad, Obesidad Infantil, Peso Ideal, Consejos Dietas, Kilos de más, Peso
Última actualización:

    comer despacio

    Peso saludable: Come sin prisa para mantener la línea. Dicen que las prisas no son buenas consejeras ni siquiera, tal y como subrayan los especialistas en nutrición, para cuidar y garantizar nuestro bienestar a través de una correcta alimentación y una dieta sana y equilibrada. No solo lo que comemos es importante, también cómo lo comemos. Dedicarle el tiempo necesario a las comidas, sin prisas y sin ansiedad, es una de las claves para mantener nuestro peso y evitar tanto el aumento de kilos como otros problemas o trastornos de la salud.


    Somos los que comemos, a qué hora lo comemos y cómo lo comemos, ya que a la hora de mantener un peso saludable no podemos dejar de lado otra de los factores que, según los especialistas del Instituto español de Ciencia y Tecnología de la Nutrición (ICTAN), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, también juegan un papel importante. Y es que, tal y como subrayan, comer deprisa, sin masticar correctamente, no solo eleva los niveles de ansiedad a la hora de sentarnos a la mesa, sino que también puede hacer que se disparen los niveles de grasa corporal. En otras palabras, comer despacio, ingiriendo la comida en pequeñas cantidades y sin prisas por levantarnos de la mesa, es una de las claves para conseguir mantener un peso saludable.

    Además, también es importante la distribución de las comidas. Así, es aconsejable realizar entre 4 y 5 comidas al día, sin saltarse ninguna. Y es que la alteración de las comidas no solo desequilibra nuestra dieta, sino que hará más propensos a padecer otros trastornos como la ansiedad o la obesidad. Ambas, además, están directamente relacionadas, ya que la ansiedad o el estrés provoca que comamos de manera compulsiva, con tendencia además a decantarnos por alimentos más adictivos, pero menos saludables.

    Entre todas las comidas hay una especialmente importante, el desayuno, y es que según los especialistas, saltarse esta comida influye también en los niveles de grasa, más elevados.

    El principal problema de una alimentación o dieta desequilibrada, independientemente de la edad, es la obesidad. De hecho, los problemas de sobrepeso, antesala de la obesidad, ocupan y preocupan cada vez a los médicos y especialistas por el aumento entre los más jóvenes. Según datos médicos, en nuestro país se estima que aproximadamente una de cada cuatro chicas adolescentes y uno de cada tres chicos presenta problemas de peso. Son datos extraídos del estudio realizado por el ICTAN sobre los efectos que tienen los hábitos alimenticios sobre el desarrollo de la obesidad con la participación de cerca de 2.000 adolescentes de todo el país.

    No podemos olvidar a la hora de hablar de hábitos saludables la importancia del ejercicio físico, sobre todo entre los más jóvenes. Ejercicio y dieta que debemos cuidar para mantener nuestro cuerpo en forma y para evitar que el peso se convierta en un problema desde la adolescencia.


    Entre las necesidades nutricionales básicas durante la etapa de la adolescencia se debe comer, al menos, cinco piezas de frutas y verduras al día, sin olvidar la importancia de los cereales, lácteos, pasta, arroces y patatas. Es aconsejable una dieta moderada en grasas y azúcar.

    719

    ESCRITO POR PUBLICADO EN DietasMetabolismoObesidadObesidad InfantilPeso IdealConsejos DietasKilos de másPeso

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares