Posturas de yoga para tonificar los pechos

Si te encanta el yoga, no te pierdas las mejores posturas de yoga para tonificar los pechos y poder hacerlas en tu propia casa.

por , il

    Posturas de yoga para tonificar los pechos

    La piel de la zona de los pechos, al igual que otras zonas del cuerpo, suele comenzar a perder tonificación a partir de los 30 años, debido a que la capacidad de renovación celular disminuye a partir de esa edad, aunque depende mucho del tipo de piel y la alimentación que se haya mantenido durante la etapa adulta.

    Si te encanta el yoga, debes saber que es una de las actividades físicas que te pueden ayudar a prevenir la flacidez del pecho y tonificarlo en el caso de que ya exista. En concreto, hay algunas posturas que se centran en ayudar a recuperar la elasticidad de la piel y tonificar los músculos del pecho. ¡Toma nota!

    1. La tabla

    La tabla te ayudará a tonificar los músculos de tu pecho, reforzándolos y consiguiendo más elasticidad. Sitúate boca abajo, coloca tus manos por debajo de tus hombros y apoya las puntas de los pies. Sube lentamente, tratando de que todo tu cuerpo quede horizontal, como si fueras una tabla, sin que tu pelvis se mueva arriba o abajo. Tus brazos no deben estirarse completamente. Mantén la postura unos seguntos y baja. Repite varias veces. Una variación de esta postura que ayuda a tonificar el pecho es estirando los brazos y subiendo el pecho, como lo muestra la imagen, tratando de mantener la tabla abajo durante unos segundos.

    2. Tabla de lado

    Comienza la postura boca abajo, apoyada con las manos y las puntas de los pies. Las piernas deben estar juntas con los pulgares de los pies tocándose. Es el momento de realizar la torsión: colocándote de lado en la esterilla de yoga, con el empeine de tu pie derecho apoyado en el suelo y con tu mano derecha sube tu cuerpo, a modo de tabla lateral, para que te quedes completamente de lado. Haz una respiración profunda y a continuación gira tu pie izquierdo hacia atrás, apoyándolo completamente en el suelo, mientras alzas tu mano izquierda hacia atrás. Abre tu pecho y respira profundamente, tratando de mantener la postura. Cuando termines vuelve a tu posición inicial lentamente, siguiendo los mismos pasos a la inversa. Repite esta postura de yoga del lado izquierdo. Al igual que la tabla, la tabla de lado con torsión hacia atrás te ayudará a tonificar el pecho, además de expandirlo y aportarle elasticidad.

    3. Postura del guerrero

    Esta postura ayuda a expandir la cavidad del pecho, aportando elasticidad y mayor movilidad a esta zona. Sitúate de pie, con los pies hacia adelante y las piernas abiertas por fuera de las caderas. Gira tu pie derecho hacia la derecha, sin que tu pie izquierdo se mueva. Levanta tus brazos hasta la línea de los hombros, bien estirados. Gira tu cabeza hacia la derecha y dobla tu rodilla derecha, creando un ángulo de 90 grados. La pierna izquierda debe permanecer estirada. Respira profundamente y mantén la postura unos segundos. Repite varias veces con cada lado.

    4. Postura de la cobra

    La postura de la cobra es una de las posturas más famosas de hatha yoga. Ayuda a aumentar la capacidad pulmonar y estira los músculos pectorales además de ayudar a fortalecer el abdomen. Túmbate boca abajo, con las piernas estiradas sobre los empeines de los pies. Sitúa tus manos debajo de tus hombros, con los codos pegados y los antebrazos sobre el suelo. Haz una respiración profunda y en la segunda respiración, al inhalar, levanta el torso y gira tu cabeza hacia arriba en la exhalación, con la mirada hacia el techo. Mantén la postura y exhala volviendo a la posición inicial. Repite varias veces lentamente, tratando de llegar más lejos con cada repetición.

    5. Postura del camello

    Esta postura es ideal para fortalecer la columna, a la vez que fortaleces los músculos pectorales y mejoras la capacidad pulmonar. Sobre la esterilla de yoga, ponte de rodillas juntando los pies. Aprieta los glúteos y comienza a arquear la espalda hacia atrás. Tus muslos y cadera, deben permanecer en el mismo lugar, mientras arqueas la espalda, no se deben echar hacia adelante. Con tus manos, trata de sujetar tus tobillos, si no llegas puedes mantenerlas atrás en el aire, en tus muslos o colocar unos soportes para apoyarte. La mirada queda finalmente mirando al techo. Mantén unos segundos y vuelve a tu posición inicial.

    También te puede interesar: Posturas de yoga para dormir mejor y DIY: Cómo hacer spray para limpiar la esterilla de yoga