Posturas para meditar: Las más recomendadas

Para evitar dolores de espalda y cuello y hacer una meditación fructífera, te enseñamos las posturas más recomendadas para meditar.

por , il

    Posturas para meditar: Las más recomendadas

    La postura es fundamental en la meditación. Una postura adecuada, con la espalda alineada, permite que la energía fluya a través de las vértebras y músculos de tu cuerpo, que puedas respirar libremente y que la meditación sea fructífera donde tu cuerpo y mente entren en un estado de calma simultáneamente. De hecho, una mala postura que te haga sentir incómoda puede hacer que tu concentración disminuya, enfocándose en las zonas de dolor, como el cuello o la espalda. Por eso hoy queremos ofrecerte una guía para conocer qué posturas son más recomendadas para la meditación y cómo hacerlas correctamente.

    Postura sentada de meditación

    La postura sentada es una de las más usuales para meditar, incluso muchas escuelas de meditación la señalan como la mejor. Y ciertamente una postura sentada adecuada favorece la concentración y la liberación de tensión. Sin embargo, el problema fundamental con esta postura es que no siempre se hace adecuadamente, incluso muchas de las imágenes que nos suelen ofrecer sobre la postura sentada de meditación son erróneas.

    Una de las posturas sentadas de meditación equivocadas es la que es con piernas cruzadas, sin cojín, con el cuello ligeramente en tensión y los brazos y manos creando el símbolo del Ohm. Si sueles meditar así, seguramente acabes con molestias en cuello y espalda, incluso en las caderas y piernas. Y es que la posición de los brazos y cuello está favoreciendo la generación de tensión en todo el cuerpo. Es cierto que hay que meditar con la espalda derecha pero esto no significa que estemos en tensión.

    Además, no te dejes impresionar por posturas extrañas de super yoguis, que generalmente está fuera del alcance de la mayoría de los mortales, además estas posturas están pensadas para meditaciones específicas y tiempos específicos, no para las meditaciones habituales. ¿Te imaginas meditar como en esta ilustración de @Yoguineando?

    Captura de pantalla 2017 03 24 a las 10.36.30 48x48

    Cómo hacer la postura sentada de meditación correctamente

    Si te gusta meditar sentada, debes tener en cuenta algunos consejos para hacerlo correctamente. ¡Toma nota!

    Aunque lo ideal es que se haga en el suelo para estar en contacto simbólicamente con el elemento Tierra, si tienes problemas de rodillas o te cuesta mucho cruzarlas, tal vez la postura en el suelo no sea la más recomendada para ti. También puedes meditar sentada en una silla, cuya altura sea lo suficientemente alta como para no tener las rodillas hacia arriba y lo suficientemente baja para que tus pies puedan apoyarse en el suelo con total comodidad. Quítate los zapatos y apoya la planta de tus pies en el suelo, para que elemento Tierra siga presente en tu meditación.

    Si vas a meditar en el suelo y no eres una experta yogui con muchísima flexibilidad, te recomendamos usar un zafú o cojín de meditación. Cualquier centro de meditación debe tener disponiblescojines para todos sus asistentes, y si prefieres meditar en casa, en el mercado los encuentras de diversos tamaños, formas y colores. Incluso puedes hacerlo tú misma.

    El cojín de meditación te ayuda a que tus rodillas no sufran tanto mientras estás sentada y la altura dependerá de tus necesidades. Tienen que ser un poco duros, normalmente la dureza se consigue por el relleno de fibras naturales. Antes de comprar uno, prueba con toallas, cojines duros que tengas en casa o con un libro y toallas para conocer la altura que mejor te conviene. Foto: Pinterest.

    Captura de pantalla 2017 03 24 a las 11.47.54 48x48

    En el suelo, lo ideal es cruzar las piernas, pero si aún no eres una yogui no te preocupes, porque hay varias posiciones de cruzado de piernas, no todas son tan complicadas:

    • Postura birmana: Sentada sobre el zafú o cojín de meditación coloca tu pie izquierdo delante del cojín y después tu pie derecho delante de este. No necesitas cruzar tus pies. Este es el cruzado de piernas más sencillo. Foto: Pinterest.
    • Captura de pantalla 2017 03 24 a las 10.50.15 48x48
    • Postura de cuarto de loto: Igual que la birmana pero apoyando tu pie izquierdo ligeramente sobre tu pantorrilla derecha.
    • Postura de loto completo: Esta es la famosa postura en la que los pies están cruzados. Partiendo de la postura de cuarto de loto, cruza el pie derecho sobre la pantorrilla izquierda, y por debajo del pie izquierdo. Esta es la postura que más estabilidad da al cuerpo, pero es la más difícil de hacer. Si no te sientes cómoda, no te fuerces. Ilustración: Pinterest.
    Captura de pantalla 2017 03 24 a las 11.01.33 48x48

    La espalda, cabeza y cuello deben estar alineadas, sin inclinarse ni hacia adelante ni hacia atrás ni hacia un lado. Tu espalda debe estar recta, pero eso no significa que debas estirar el cuello hacia arriba. Puedes probar a hacer la postura apoyando la espalda en una pared para que sientas y comprendas cómo debe colocarse tu espalda. Los hombros deben estar a la misma altura y tus manos deben estar niveladas simétricamente para que tus músculos estén equilibrados.

    Los brazos deben caer sobre los muslos, de manera que no generen tensión en los hombros. Puedes hacer alguno de los símbolos de meditación con las manos, cada uno tiene una intención determinada. Pero si eres principiante, simplemente apoya tus manos sobre tus muslos o haz la postura tradicional budista, con una mano sobre otra, es muy cómoda y permite disfrutar de la meditación.

    Captura de pantalla 2017 03 24 a las 11.35.08 48x48

    Cierra los labios pero mantén los dientes ligeramente separados y la lengua contra el paladar de la boca, con la punta contra la parte posterior de los dientes superiores. Esto es fundamental para que tu mandíbula libere tensión.

    Si te cuesta mantenerte despierta durante la meditación, puedes entreabrir ligeramente los ojos, dejando que un poco de luz pase en tus ojos, pero sin ser molesto. De eesta forma es más difícil que te duermas.

    Haz tres respiraciones profundas antes de comenzar a meditar, pensando en la intención de la meditación. Ahora sí ya estás colocada correctamente para comenzar a meditar. Recuerda que si hay algo que te distrae debes dejarlo pasar y continuar con tu intención de meditación. Foto: @yoguineando

    Captura de pantalla 2017 03 24 a las 10.40.32 48x48

    Postura acostada de meditación

    No es la más usual, pero algunos instructores la utilizan para meditaciones guiadas como las de Yoga Nidra, visualizaciones y relajaciones al final de una clase intensa de Yoga.

    Si vas a hacer alguna de estas actividades, deberás hacerlo acostada boca arriba, preferiblemente en el suelo sobre una esterilla de yoga. Coloca tus brazos a lo largo del cuerpo, sin tensión y con las palmas de las manos hacia el techo. Tus pies deberán estar relajados y ligeramente hacia afuera. Antes de comenzar la meditación trata de respirar profundamente y relajar cada parte de tu cuerpo, llevando la atención a las zonas que sientas tensas para relajarlas y mantenerte en un estado correcto de relajación.

    Por último, recuerda ser paciente cuando medites, la meditación requiere práctica y tiempo.

    Foto: @yoguineando

    Captura de pantalla 2017 03 24 a las 10.38.59 48x48

    También te puede interesar: Meditación: Consejos para principiantes y Las mejores apps para meditar