Navidad 2016

Probióticos: ¿Qué son y cómo actúan?

Probióticos: ¿Qué son y cómo actúan?

Probióticos: ¿Qué son y cómo actúan? Cualquier déficit nutricional, incluso en ocasiones llevando una dieta equilibrada y variada, puede alterar el equilibrio de nuestro organismo. Los probióticos son uno de los alimentos funcionales que nos pueden reportar beneficios adicionales para preservar, fundamentamente, la salud digestiva e intestinal. Pero, ¿dónde podemos encontrarlos?

    probioticos

    Probióticos: ¿Qué son y cómo actúan? Los probióticos, al igual que los prebióticos, tienen la etiqueta de alimentos funcionales, los cuales además de sus valores nutricionales se consideran que reportan beneficios, en algunos casos añadidos, a nuestra salud, fundamentalmente a nuestro sistema digestivo e intestinal. Pero, ¿qué son los probióticos?, ¿cómo funcionan?, ¿en qué se diferencian de los prebióticos? y, sobre todo, ¿dónde podemos encontrarlos?


    Cualquier leve déficit nutricional puede alterar el equilibrio de nuestro organismo. Los probióticos contienen microorganismos vivos que, entre otros, potencian el desarrollo de las bacterias beneficiosas (también llamadas bifidus y lactobacillus acidofilus), mejoran la digestión y el tránsito intestinal. No es la única función beneficiosa que se le reconoce a los probióticos, ya que al tiempo se les considera capaces de actuar como defensa para evitar el desarrollo excesivo de bacterias patógenas en el intestino, causa de enfermedades, al tiempo que son esenciales para mantener un sistema inmunitario saludable.

    Por su parte, los prebióticos, también considerados alimento funcional, son ingredientes no digeribles o sustancias alimenticias que favorecen el desarrollo selectivo de las bacterias intestinales beneficiosas, siendo los más conocidos la inulina y la oligofructosa. La mayoría de los prebióaticos se utilizan como ingredientes de alimentos, en galletas, cereales y productos lácteos, pero también están presentes de manera natural en alimentos como el ajo, cebolla, alcachofas o puerros, así como el trigo. La cantidad recomendada por los expertos en nutrición es de 2 a 6 gramos al día.

    Tanto a los probióticos como a los prebióticos se le reconocen una serie de beneficios comunes en la prevención y tratamiento de algunos trastornos de la salud, siendo la salud instestinal una de las más beneficiadas. Entre otros, favorecen el equilibrio de la flora intestinal, mejoran el tránsito y reducen la sensación de hinchazón.

    Además pueden ser un buen aliado para disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos. Los probióticos, en concreto, pueden ayudar a estabilizar y alivar los síntomas de colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.

    Aunque los probióticos han empezado a tener una mayor presencia en la cesta de la compra, durante los últimos años sus beneficios, propiedades y otros aspectos ya vienen siendo objeto de atención por parte de la comunidad médica y científica. Así, la Organización Mundial de la Salud, OMS, en un informe conjunto con la FAO sobre evaluación de las propiedades saludables y nutricionales de los probióticos en los alimentos, ya apuntó en sus conclusiones que entre los beneficios para la salud “por los que se pueden aplicar los probióticos se incluyen afecciones tales como infecciones gastrointestinales, ciertos trastornos intestinales, alergias e infecciones urogenitales que afligen a gran parte de la población mundial”. Además, “están surgiendo datos” que indican que cuando los probióticos son admnistrados en cantidades adecuadas ayudan prevenir “ciertas enfermedades y modular la inmunidad del huésped”.


    Alimentos como el yogur o la leche fermentada son fuente de probióticos, así como las bebidas de zumo con leche fermentada. También los podemos encontrar como suplementos nutricionales, en forma de cápsulas, comprimidos o en sobres. Suplementos a los que, sin olvidar consultar al médico o especialista antes de tomarlos ya que dosis más bajas o elevadas de lo recomendado pueden no resultar efectivas o tener efectos contraproducentes, podemos recurrir cuando la dieta, aunque variada y equilibrada, no resulta suficiente para compensar ciertos déficits.

    794

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Dieta EquilibradaDietasProbióticosSuplementos NaturalesAlimentación EquilibradaBeneficios alimentosConsejos Dietas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares