Woga: Beneficios del yoga en el agua

¿Te apuntas a practicar yoga en el agua? Descubre la nueva tendencia del Woga para poner en forma el cuerpo y la mente.

por , il

    Woga: Beneficios del yoga en el agua

    El Woga aúna los beneficios del yoga y la práctica de ejercicio en el agua, medio excelente para realizar, de una forma más suave y fácil, las posturas o asanas clásicas del yoga y favorecer la relajación del cuerpo y de la mente. El yoga en el agua, conocido como Woga o Water Yoga, es una de las modalidades de más reciente aparición, y más sorprendentes, para practicar la milenaria disciplina del yoga.

    El Woga es un estilo de yoga que llega desde Estados Unidos, en concreto desde California, y que fue creado en los años 80 por el terapéuta Harold Dull. Décadas después han sido redescubiertos los beneficios de combinar yoga y agua, surgiendo una nueva tendencia que se suma a otras modalidades que también han apostado por fusionar varias disciplinas, como el yoga y la risoterapia o el Brikam Yoga que aprovecha los beneficios terapéuticos del calor. Pero ahora es momento de zambullirse en la piscina y poner en práctica el Woga.

    ¿Cómo se práctica el Woga?

    Como el yoga tradicional, el Woga se basa en el Pranayama o control de la respiración, y en las asanas o posturas estáticas del cuerpo. El secreto de esta disciplina radica en la facilidad de movimientos que proporciona el agua (libera, por ejemplo, la carga de las articulaciones), que permite alcanzar y mantener las posiciones individuales con mayor equilibrio.

    Para favorecer la relajación, la temperatura del agua debe estar entre los 25 ºC y 35,5 ºC.

    yoga agua 48x48

    Beneficios del yoga en el agua

    • El Woga es un entrenamiento perfecto para adelgazar y tonificar, ya que sus posiciones no sólo garantizan un buen gasto calórico, sino que contribuyen a la tonificación muscular.
    • El Woga explota los beneficios del agua como remedio efectivo contra la retención de líquidos y la celulitis, ya que mejora la circulación.
    • Ayuda a tonificar los músculos para endurecer el abdomen, las piernas, los glúteos y los brazos.
    • Al practicarse en el agua, evita los dolores de articulaciones y el dolor de espalda.
    • Uno de los objetivos de esta disciplina es favorecer la relajación, ayudando a calmar la ansiedad y reduciendo los niveles de estrés y depresión.
    • Favorece un mejor nivel de respiración.
    • Ayuda a mitigar las molestias de la artritis, artrosis, problemas de columna y otros trastornos óseos.
    • Acelera la recuperación de las lesiones de músculos y de articulaciones.
    • Mejora el sistema digestivo y glandular.
    • Favorece la circulación sanguínea.
    • Mejora la autoestima.
    • Calma el sistema nervioso al reducir las tensiones.
    • Estimula el sistema inmunitario.
    • Mejora la sensación de bienestar físico y emocional.

    También te puede interesar: Yoga de la risa: Qué es y cómo se practica y descubre el Yoga Nidra: solución para el insomnio y para relajar la mente.