Angelina Jolie: Sufrió una parálisis facial después del divorcio

El divorcio con Brad Pitt fue tan duro que sufrió parálisis de Bell, un raro trastorno que afecta los músculos faciales y no permite mover la mitad de la cara.

por , il

    Angelina Jolie no lo pasó nada bien durante el proceso de divorcio con Brad Pitt. En una entrevista exclusiva, la actriz ha afirmado que sufrió una parálisis facial, en concreto la parálisis de Bell, y reveló que está recuperándose de este raro trastorno que afecta los músculos faciales y no permite mover la mitad de la cara. Por suerte ya está mejor, aunque reconoce que ha sido un calvario todo el proceso. Te contamos más detalles.

    Nunca un divorcio puede ser bueno. Pero menos aún si de por medio están dos personajes como Angelina Jolie y Brad Pitt. Somos sabedoras de todo lo que se ha dicho y de los malos momentos que han pasado, gracias a la versión del actor, que reconoció su adicción a la bebida, pero ahora hemos conocido la versión de ella, que no se queda atrás.

    La famosa actriz confesó en una entrevista concedida a la revista Vanity Fair que le diagnosticaron una enfermedad conocida como parálisis de Bell, que produce mantener un lado de la cara inmovilizado. “A veces las mujeres se ponen en último lugar hasta que se manifiesta en su propia salud”, afirmó.

    Angelina Jolie sufre parálisis de Bell

    La Parálisis de Bell es un trastorno del nervio (denominado nervio facial o séptimo par craneal y que nace del tronco encefálico) que controla el movimiento de los músculos de la cara, causando debilidad o parálisis en la zona (afecta la fibra facial izquierda o derecha). Considerada como una enfermedad rara, su nombre nace por el cirujano escocés Sir Charles Bell, quien fue el primero en describir (en el siglo XIX) la dolencia.

    ❤️

    A post shared by Angelina Jolie (@angelinajolieofficial) on

    Puede producirse a cualquier edad, pero es menos común antes de los 15 años de edad y después de los 60 años. Ataca en forma desproporcionada a mujeres embarazadas y a personas que padecen diabetes o enfermedades respiratorias superiores como la gripe o un resfriado.

    Producto de la tensión, el cuerpo se resintió. Durante este período de tiempo que duró el divorcio, la artista asegura que ya experimentó una notable mejoría gracias a un tratamiento de acupuntura, aunque aún no está del todo recuperada. Es que en general, los personas que la sufren no se recuperan completamente hasta después de 3 a 7 meses.

    Menudo susto para la actriz que parece que, poco a poco, ya va saliendo de este túnel. Es más, la hemos podido ver incluso impartiendo clases en la Universidad. Y es que, después de llover, siempre sale el sol.