Boda sorpresa de Miranda Kerr con el fundador de Snapchat

La modelo y el fundador de Snapchat, Evan Spiegel, celebraron una ceremonia íntima en el patio interior de la casa que ambos comparten.

por , il

    Boda sorpresa de Miranda Kerr con el fundador de Snapchat

    La modelo Miranda Kerr se ha casado con el creador de Snapchat, Evan Spiegel, en apenas 20 minutos. Ha sido casi visto y no visto. Apenas se casaron ante 50 invitados, pero lo hicieron por todo lo alto en Los Ángeles, ya que llegaron en otras 50 limusinas. El evento se celebró en el patio de la gran casa que comparten desde hace dos años en la ciudad californiana. Después de comprometerse al año pasado, por fin llegó el gran día.

    Boda relámpago pero llena de glamur. La modelo Miranda Kerr y el fundador de Snapchat, Evan Spiegel, ya son marido y mujer. Tras dos años de relación, se conocieron en 2015, han decidido darse el sí quiero en una ceremonia íntima, muy íntima, en la casa de Los Ángeles donde ambos residen desde hace tiempo.

    Fue por sorpresa y en la intimidad, ya que apenas hubo 50 invitados. La familia de la modelo se desplazó desde Australia para asistir a la boda. Lástima que no hayan querido hacer una boda por todo lo alto porque dinero en la cuenta corriente hay de sobra. Spiegel tiene una fortuna valorada en más de 2.000 millones de euros, según Forbes. Fundó la compañía Snapchat cuando aún estudiaba en la Universidad de Stanford, convirtiéndose en uno de los multimillonarios más jóvenes.

    My #1 beauty product: KORA Organics Noni Glow Face Oil ❤️ #noniglow @koraorganics

    A post shared by Miranda (@mirandakerr) on

    Hay que recoradr que Kerr, que ahora mismo tiene 34 años, y Spiegel, de tan solo 26, se conocieron en una cena organizada por Louis Vuitton en 2014 y anunció su compromiso – con una foto del anillo en Snapchat- en julio de 2016. Para la modelo de Victoria Secret es se segunda boda, ya que estuvo casada con el actor Orlando Bloom, de quien se divorció en octubre de 2013 tras tres años de matrimonio.

    Esperemos que les vaya muy bien, aunque es cierto que estas bodas tan íntimas y sorpresa, no nos gustan nada, porque nos gusta ver todo lo que se mueve alrededor, y sobre todo, el vestido de la novia. ¿Verdad?