Felipe de Edimburgo abdica de sus funciones

La Casa Real británica informa que el príncipe Felipe de Edimburgo, de 95 años, dejará de participar en actos oficiales a partir de este otoño.

por , il

    Felipe de Edimburgo abdica de sus funciones

    Felipe de Edimburgo dejará de atender actos oficiales a sus 95 años de edad. El príncipe consorte, marido de la reina Isabel II, abandonará sus compromisos públicos a partir de este otoño. Por su parte, su mujer, incombustible, seguirá con su actividad como hasta ahora. Así lo ha confirmado la Casa Real británica tras una reunión de emergencia en el Palacio de Buckingham que hizo saltar las alarmas ya que pensaban que se trataba por el fallecimiento del propio Felipe.

    “Su Alteza Real el duque de Edimburgo ha decidido que no atenderá compromisos públicos a partir de otoño “, afirma un comunicado, que precisa que Felipe ha contado “con todo el apoyo de la reina” al tomar su decisión. Las alarmas se encendieron durante toda la mañana después de que hubiera una reunión de urgencia en el Palacio de Buckingham. Incluso las redes sociales ya especularon con la posible muerte de alguien. Finalmente, y afortunadamente, no ha sido así.

    El encuentro comenzó esta madrugada y varios medios apuntaban a que podría tratarse de un anuncio sobre la reina Isabel II, de 91 años y su delicada salud de los últimos meses, algo que finalmente ha quedado descartado.

    Felipe de Edimburgo: Estado de salud

    De esta manera, el príncipe Felipe y duque de Edimburgo, de 95 años, no aceptará invitaciones a más actos y acudirá a los que ya tenía programados desde ahora hasta el mes de agosto. A partir de entonces dejará de acudir a actos oficiales, aunque podría seguir yendo a actos públicos concretos de vez en cuando.

    Decenas de medios de comunicación se habían agolpado a las puertas del Palacio. El personal más destacado de las residencias reales, tanto del castillo de Windsor y Sandringham, así como los de otros lugares más lejanos como el de Balmoral en Escocia estaban convocados a la reunión.

    Finalmente todo ha quedado en un anuncio de abdicación de funciones. Reino Unido respira tranquilo y la historia de amor de la pareja, que se puede comprobar a través de los looks, sigue adelante.