Paula Echevarría pasa por quirófano para cambiarse las prótesis

La actriz ha tenido que acudir a una clínica para realizar una intervención quirúrgica en la que le sustituyeron las prótesis mamarias.

por , il

    Paula ha tenido que pasar por talleres. Y es que la actriz ha tenido que acudir a una clínica para realizar una intervención quirúrgica en la que le sustituyeron las prótesis mamarias que llevaba desde hace años por motivos estéticos. La operación transcurrió con normalidad y la actriz fue dada de alta. Nos alegramos que esté bien. Todos los intentos por no ser vistos, acudió con su padre, fueron en vano ya que los fotógrafos pillaron la imagen.

    Paula Echevarría acudió el pasado miércoles a una clínica madrileña con su padre para someterse a una intervención quirúrgica en la que le sustituyeron las prótesis mamarias que llevaba en los pechos desde hace unos meses, y que cuando se les puso fue el centro de atención. Algo que ella negaba en su día, pero que finalmente tuvo que reconocer ante la evidencia de que el volumen de sus pechos era mayor.

    Los intentos de no ser vistos fueron en balde, ya que curiosamente en la clínica del Rosario de Madrid, se encontraba Gemma Ruiz que acababa de ser mamá, y claro, al ver entrar a la actriz, se encendió la luz de alarma entre los fotógrafos. Por lo que la asturiano ha terminado siendo objetivo de las cámaras.

    El mejor cirujano

    Lo que tiene que estar tranquila es del resultado, porque el cirujano que se ha hecho cargo de todo ha sido el doctor Fuentes, que es toda una eminencia en el sector. Por sus manos han pasados muchos rostros conocidos de nuestro país, pero por encima de todos el de la Reina Letizia cuando se hizo algunos retoques.

    La actriz recibió el alta médica un día después y abandonó el centro en la mañana de este jueves acompañada por su padre. Si te estás preguntando dónde estaba su marido, tranquila, no hay crisis. Es que David Bustamante tiene la agenda de conciertos muy cargada y no ha podido. Lo que está claro es que cuando llegó a casa se encontró a su mujer más guapa, a sus 38 años, y escotada que nunca.