Sasha Piqué: El hijo de Shakira recuperado

Tras días de rumores y noticias sin confirmar, Shakira ha hablado del problema de su hijo Sasha. Afortunadamente ya ha pasado lo peor y el pequeño vuelve a sonreir.

por , il

    Sasha Piqué: El hijo de Shakira recuperado

    En los últimos días el pequeño Sasha Piqué nos ha traído muy preocupados, sobre todo a sus padres que incluso han tenido que aplazar, como Shakira, algunos compromisos laborales. Idas y venidas al hospital pero por fin ya se sabe qué le pasa. “Gracias a todos por los mensajes cariñosos a Sasha durante los días que estuvo enfermito. Ahora todo bajo control y con la alegría de siempre”, escribió en las redes la cantante. Así, tras días de misterio, hemos podido ver a un pequeño Sasha feliz de la vida junto a sus padres.

    La enfermedad de un hijo es algo que rompe a cualquiera y que no se le desea a nadie. De ahí que en las últimas semanas, Shakira y Piqué estuvieran muy preocupados por la salud de su hijo Sasha. Al final, los rumores se han confirmado y se ha hecho público el problema del segundo hijo de la pareja. Hoy podemos verlos en las redes sociales con una foto de madre e hijo sonriendo.

    El segundo hijo de la cantante y Gerard Piqué ha estado varios días ingresado en la clínica Teknon de Barcelona a causa de una infección. Durante este tiempo, el centro médico se negó a dar información sobre el ingreso y los padres del niño permanecieron en silencio. Aunque algo pasaba porque la cantante suspendió varios conciertos y una entrega de premios.

    Vuelta al trabajo

    Shakira zanja este tema con la mayor de las alegrías y una bonita fotografía de Sasha en plena forma. Es la mejor de las noticias y ahora la colombiana ya se podrá dedicar 100% a su carrera, y a hacernos bailar como en su última canción junto a su paisano Maluma, donde nos hacen todo un ‘Chantaje’.

    Una historia que termina con final feliz, y que al igual que por ejemplo la de Michael Buble y su hijo, esperemos que termine igual. Porque como os decíamos no hay nada peor para unos padres que la enfermedad de un hijo.