10 errores que todos los padres cometen

Ser padres es el trabajo más difícil del mundo, y por mucho que mamá y papá se esfuercen siempre habrá que se les escapará de las manos. Estos son los 10 errores más comunes que todos los padres cometen.

por , il

    Ser padre no es fácil, especialmente en el caso de los padres primerizos. Por eso, además de los consejos que ayudan a ejercer la responsabilidad de ser padres de la mejor manera, conviene conocer cuáles son los errores más comunes que se cometen. Nadie es perfecto, y eso hace que los padres también se puedan equivocar.

    1. Los niños siempre tienen la razón

    A menudo los padres tienden a dar la razón a los hijos más de lo que en realidad debieran. Un ejemplo: cuando llegan las notas y hay algún suspenso, pensar que la culpa es del profesor o de los compañeros de clase, en lugar de pensar que seguramente será porque ha estudiado poco o tiene problemas para llevar al día la asignatura.

    2. Crear altas expectativas

    No debemos proyectar en los niños las expectativas o aspiraciones de los padres. Es decir, podemos caer en el error de fijar expectativas u objetivos demasiado altos, lo que puede provocar la aparición de frustraciones o de estados de ansiedad en el niño. Hay que ayudar al niño a potenciar sus habilidades y capacidades, pero sin que piense que si no lo consigue sus padres considerarán que ha fracasado.

    3. Educar con palabras y no con hechos

    Las advertencias o consejos de nada sirven si no tienen reflejo en los hechos. Es decir, los padres deben poner en práctica sus enseñanzas, sino estaremos enviando a los niños mensajes contradictorios y contraproducentes.

    4. Exceso de veneración

    Lógicamente, para los padres sus hijos son los mejores, pero eso no nos debe hacer perder la objetividad para encauzarles a tiempo cuando cometen errores. El amor y el afecto no debe ser confundido con exceso de veneración.

    5. Discutir delante de los niños

    Hay que evitar cualquier pelea, discusión o actitud violenta delante de los niños. Las discusiones, además de poco edificantes, pueden alterar el estado emocional del niño.

    6. Los mejores amigos de sus hijos

    Un error clásico de los padres es querer ser los mejores amigos de sus hijos. No hay que confundir los papeles porque puede abrir una brecha en la relación con los hijos.

    7. Competir con otros padres

    Resulta poco edificante la competencia que pueda desatarse entre padres sobre los méritos de los hijos. No es bueno que los niños aprendan este tipo de competitividad.

    8. Imponer normas sin explicaciones

    Para hacer cumplir las normas es importante argumentarlas debidamente. Un error común de los padres es imponer directamente las normas sin dar explicaciones, lo que reflejar una conducta autoritaria. La falta de diálogo no fomenta las buenas relaciones, sino todo lo contrario, siendo además contraproducente, ya que si los niños no entienden el motivo de las normas tratarán de saltárselas.

    9. Depositar las aspiraciones frustradas en los hijos

    Si, por ejemplo, papá siempre quiso ser médico o abogado, puede caerse en el error de querer que nuestro hijo siga ese camino para cumplir un sueño que, sin embargo, no tiene por qué ser el suyo. Esto puede crear problemas de seguridad y de identidad en los niños. Hay que dejar que los hijos encuentren su camino.

    10. Perderse su infancia

    Las prisas, el trabajo, el exceso de responsabilidades… pueden restar mucho tiempo para disfrutar con la familia. Sin embargo, hay que establecer prioridades, porque pasar tiempo con los hijos es fundamental para forjar una buena relación.