5 cosas sobre ser mamá que nadie te dijo y te hubieran venido bien

Descubre cuáles son las cosas que nadie te ha dicho y por las que tendrás que pasar después de convertirte en madre.

por , il - Última actualización

    Ser madre es algo maravilloso, pero no siempre resulta ser un camino de rosas. Los comentarios que más se escuchan al respecto giran en torno a lo importante que es un hijo para una madre y que la vida te cambiará para mejor, pero nadie te dice cuál es la cara negativa ni las situaciones que deberás afrontar. Te contamos las 5 cosas sobre ser mamá que nadie te dijo y te hubieran venido bien.

    Tendrás que despedirte de tus amigos

    Un bebé requiere mucho tiempo y dedicación, por lo que ya te puedes ir olvidando de ver a tus amistades tanto como antes. Puede que al principio se animen a ir a visitarte, pero hay que aceptar que cada uno tiene sus preferencias y no todo el mundo se siente a gusto teniendo que lidiar con las necesidades de un bebé, ni tampoco sintiendo que no le prestas la atención suficiente. Probablemente piensen que estás demasiado ocupada para ellos y no te quieran molestar.

    Deberás renunciar a tus intereses

    Cuando te quedas embarazada, o incluso una vez que ya ha nacido tu hijo, puedes comenzar a plantearte todas las cosas que ya no vas a poder hacer, como ir de viaje cuando quieras o avanzar con tu carrera profesional. En este momento es importante que pienses que es cuestión de tiempo y que más adelante podrás retomar tu vida aunque, claro está, deberá ser dentro de algunos años.

    Puedes llegar a arrepentirte

    Está claro que un hijo es una bendición, pero puede que alguna vez te arrepientas de haberte quedado embarazada o de haberlo tenido, llegando incluso a sufrir depresión postparto. En muchas ocasiones se debe al estrés acumulado y no es un indicativo de que no lo quieras, pero a veces explotamos y salpicamos al primero que está delante. Procura no echarle la culpa de nada y recuerda siempre que eres tú la que ha tomado esa decisión, por lo que debes seguir adelante con ello.

    El dinero desaparecerá volando

    Cuando vayas a darte cuenta, tu cartera estará de nuevo vacía. Esto no se debe a que te compres demasiada ropa o productos para ti, sino que todo va destinado al bebé. Poco a poco verás cómo tu armario se queda estancado y el suyo será cada vez más grande, y es que a veces nos resulta inevitable no comprarle tanto los productos que necesita como ropa y artículos que nos parezcan adorables simplemente para verlos sonreír durante un rato.

    Tienes que aprender a separarlo de ti

    Las madres dedicamos una gran parte de nuestra vida al cuidado de nuestro hijo durante los primeros años de vida. Sin embargo, cuando crecen y dejan de serlo comienzan a pedir un distanciamiento que puede llegar a causar un gran dolor y una sensación de vacío, lo que puede ocasionar que nos convirtamos en madres tóxicas. No obstante, esta situación siempre sucederá tarde o temprano y hay que aprender a aceptarlo. Lo mejor es que trates de concienciarte desde un principio y que vayas poco a poco, sin tratar de retenerlo. Conseguirás que tu hijo sea realmente feliz y, además, tú también lograrás serlo.

    Viajes y vacaciones