Navidad 2016

Acidez en el embarazo: Causas y remedios

Acidez en el embarazo: Causas y remedios

Acidez en el embarazo: Causas y remedios. La acidez o sensación de ardor estomacal es una de las molestias más comunes asociadas al embarazo, cuyos síntomas se suelen presentar a partir del tercer mes de gestación e intensificar en el último trimestre. La alimentación juega un papel fundamental tanto en la prevención como en el tratamiento para aliviar los molestos síntomas.

por en Alimentación Embarazo, Embarazo, Mamá, Molestias En El Embarazo, Consejos Bebés, Primeros meses embarazo, Problemas embarazo
Última actualización:

    acidez embarazo

    La acidez en el embarazo es uno de los trastornos asociados más comunes. Las causas pueden ser múltiples, encontrando en la alimentación algunos de los responsables de la acidez –también denominada pirosis- y, al mismo tiempo, algunos remedios efectivos para su prevención y tratamiento. La acidez estomacal se caracteriza por una sensación de ardor que también alcanza al pecho y a la garganta. La acidez aparece cuando el ácido estomacal refluye el esófago, el encargado de trasladar los alimentos y bebidas hasta el estómago.


    Dolor de espalda, naúseas, hinchazón de tobillos y… acidez estomacal. Son algunos de los síntomas o trastornos más frecuentes asociados al embarazo. La acidez de estómago es una dolencia que puede aparecer en cualquier momento de la vida, si bien durante el embarazo las mujeres somos más vulnerables. Según datos médicos, más de la mitad de las mujeres padecen ardor o acidez estomacal (también denominada pirosis). Síntomas que suelen aparecer al final del primer trimestre de embarazo (en torno al tercer mes de gestación) y que se suelen agudizar en el tercer trimestre, cuando la presión que ejerce el útero sobre el estómago es mayor.


    La causa o respuesta a la acidez estomacal la tiene la progesterona, hormona cuyos niveles aumentan durante el embarazo. Esta hormona provoca una relación muscular del esfínter esofágico inferior, lo que ralentiza el vaciado gástrico y con ello puede provocar irritación o inflamación de la zona. Tras el embarazo, el problema suele remitir. Cuando los síntomas se agudizan o persisten podemos estar hablando del denominado reflujo gastroesofágico.

    La acidez estomacal genera una sensación de ardor que no solo afecta al esófago, ya que también extenderse hasta el tórax y la garganta, dejando un sabor ácido o amargo. Los síntomas pueden durar varias horas y suelen ser más intensos justo después de comer.


    Además de consultar al médico, sobre todo si los síntomas persisten y se intensifican, es aconsejable revisar nuestros hábitos, especialmente en lo relativo a la alimentación.

    Estas son algunas de las medidas, consejos y remedios a seguir para prevenir y aliviar el problema de acidez estomacal durante el embarazo.

    • Después de las comidas, evitar tumbarnos durante al menos dos horas, ya que favorece la aparición del reflujo gastroesofágico. Respecto a la cama, la colocación también es importante, siendo aconsejable elevar, entre diez y quince centímetros, la cabecera de la cama.
    • Evitar realizar movimientos brucos e, incluso, agacharse, después de las comidas.
    • A la hora de sentarnos a la mesa, comer con moderación. Es mejor comer poco y más a menudo, en otras palabras, controlar las raciones y destruir las comidas en 5-6 tomas diarias.
    • La alimentación, como hemos visto, juega un papel fundamental tanto en la aparición como en la prevención de la acidez. Así, de entrada, conviene evitar los alimentos que retardan el vaciado gástrico, tales como bebidas carbonatadas (bebidas de cola, bebidas con gas), las bebidas con cafeína, el chocolate, el té y los alimentos o platos preparados con grasas (fritos, estofados, guisos). Evitar también las infusiones de menta, las cuales favorecen el reflujo.
    • Evitar los alimentos que favorecen la acidez, como los condimentos (pimienta, vinagre, especias picantes), cítricos (mandarinas, naranjas, limones o pomelos) y los platos con tomate como ingrediente.
    • Es aconsejable elevar la ingesta de líquidos, no solo entre las comidas sino durante las mismas. Se recomienda beber a intervalos pequeños para evitar la acidez y las posibles náuseas.
    • Los antiácidos, aunque seguros, conviene evitar tomarlos en dosis elevados o de manera continuada. No obstante, antes de tomarlo, pregunta siempre a tu médico.

    800

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Alimentación EmbarazoEmbarazoMamáMolestias En El EmbarazoConsejos BebésPrimeros meses embarazoProblemas embarazo

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares