Adolescentes rebeldes: ¿Qué podemos hacer?

Adolescentes rebeldes: ¿Qué podemos hacer? para algunos niños, la gran mayoría, esta rebeldía es propia de la edad y se debe principalmente al cambio hormonal, a la sensación de sentirse mayor sin llegar a serlo, los cambios en las emociones que les provocan determinadas circunstancias, etc. Para otra clase de niños, el problema se agrava llegando a extremos que nunca querríamos que llegarán, para solucionarlo y ayudarles has de estar muy atenta/o.

  • Comenta
Adolescentes rebeldes

Adolescentes rebeldes: ¿Qué podemos hacer? Esa es la pregunta que se hacen muchos padres cuando sus hijos comienzan a ser adolescentes. Y es que esta edad y esta época es sumamente complicada, los cambios hormonales, las relaciones con los amigos, la importancia de estos, el hecho de sentirse mayor y a la vez seguir siendo niños son circunstancias que provocan en los jóvenes situaciones de incertidumbre, de irascibilidad y de cambios de humor. Comprenderlos e intentar ayudarles en lo máximo posible es fundamental, pero ¿cómo podemos hacerlo cuando los niños son muy rebeldes?

Los adolescentes de hoy en día parecen estar más rebeldes que nunca y eso se nota en las casa, en el núcleo del hogar pero también ocurre en las calles, donde el gamberrismo es cada vez más frecuente, así como la insolencia y la intolerancia.

Existen casos en los que el problema se encuentra en la base de la educación, en otros casos, por problemas psíquicos y psicológicos del niño, en otros las influencias de las amistades no siempre las más aconsejables hacen que la conducta de nuestros hijos varíe, además problemas de drogas o alcohol también suelen ser algunos de los factores a considerar.

Sea cual sea el caso, lo cierto es que los padres tenemos que poner de nuestra parte para comprender las situaciones por las que están atravesando los hijos, y con esto no queremos decir que sea fácil o que siempre se pueda solucionar. Al menos, lo que esté de nuestra mano, lo intentaremos.

¿Cómo actuar con los adolescentes cuando están en la época rebelde?

Estas son algunas de las pautas a seguir cuando nuestros hijos comienzan a estar en esta época que tan mal nos lo hacen pasar a los padres:

Lo principal es estar muy atentos a cambios radicales en el comportamiento de nuestros hijos, ya que problemas mucho más graves pueden estar en el fondo de ese cambio como por ejemplo: problemas de drogas, problemas relacionado con la comida como anorexia o bulimia, etc.

Estos problemas radicales se pueden comprobar por ejemplo en los estudios, cuando nuestro hijo lleva los exámenes y trabajos bien y de repente todo cambia para pasar a importarle prácticamente nada. También en el comportamiento en casa, más agresividad, más ganas de salir con los amigos, mayores contestaciones en mal tono, etc. una vez que conozcamos la procedencia podremos actuar.

También hay que tener en cuenta que no todos los adolescentes tienen algún problema, sino que los hay (la gran mayoría) que sus problemas se derivan en el hecho de hacerse mayores y estar en el límite de ser niños a jóvenes. Por ello, hay que hacerles entender que llega un momento en que se deja de ser niño para tener ciertas responsabilidades. Responsabilidades que vosotros podéis ayudarles a afrontar.

Intenta comprenderles lo máximo posible, es una etapa dura. Por ejemplo, para ellos el formar parte de un grupo es una de las cosas más importantes, así como la forma de vestir, el peinado, el maquillaje en las jóvenes, etc. esto le hace sentirse más arropado y formar parte de algo.

La independencia es la principal meta para todo adolescente, hazle saber que confías en él, que puede contar contigo, aunque no dejas de ser su padre o madre, claro que habrá cosas que no te contará pero si tiene algún problema será la persona a la que recurra.

Ponte en contacto con los padres de sus amigos, estar en contacto con la gente con la que se relaciona tu hijo es bueno.

En definitiva, intenta ponerte en su lugar, aunque cada uno hemos vivido épocas diferentes no supongas que la tuya es igual a la suya, habla con el resto de padres y comprende que la situación es generaliza. En el caso de que no lo sea, intenta buscar el motivo y ponte en manos de especialistas para saber cómo solucionar el problema y cortar lo raíz.

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

martes 25/09/2012 escrito por Sara Vaquero Hernández en ,

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
vuelve arriba