¿Adopciones fáciles e ilegales?: Peligrosos anuncios en la red – El reportaje exclusivo de Nanopress.it

¿Adopciones fáciles e ilegales?: Peligrosos anuncios en la red – El reportaje exclusivo de Nanopress.it

¿Adpociones fáciles e ilegales en algunos foros online? El reportaje exclusivo de Nanopress.it desvela una posible trata de niños entre las madres naturales y familias adoptivas a través de anuncios en la web.

por en Mamá
    DESVELA UNA POTENCIAL COMPRA VENTA DE NIÑOS A TRAVÉS DE ALGUNOS FOROS ONLINE

    EL REPORTAJE DE NANOPRESS.IT DESVELA UNA POTENCIAL COMPRA VENTA DE NIÑOS A TRAVÉS DE ALGUNOS FOROS ONLINE
    Adoptar a un niño de forma legal requiere un largo tiempo de espera y, sobre todo, toda una serie de trámites burocráticos específicos pensados para proteger el futuro de los menores. Es precisamente esta última dificultad, las largas listas de espera y el papeleo, lo que lleva a algunas personas a querer evitar todo obstáculo aventurándose en prácticas ilegales y peligrosas. La red, cuando no está sujeta a un control, puede ser una aliada para estos malintencionados ayudándoles a alcanzar, de forma ilegal, su objetivo. Asimismo, no debemos olvidar, que el riesgo de que se trate de una estafa es siempre muy alto.

    Navegando en la web, en particular en el foro de Enfemenino.com, es muy fácil (como se demuestra en el vídeo) encontrarse con anuncios de mujeres que dan a sus niños en adopción. Se trata –por lo que podemos leer en estos anuncios- en su mayoría, de jóvenes mujeres sudamericanas las cuales no pudiendo hacerse cargo económicamente de ellos, se dicen dispuestas a cederlos a cambio de un pequeño rembolso económico con el que pagar los gastos médicos creados durante el parto o en previsión del mismo (según si el niño haya nacido ya o esté por hacerlo. Una cifra que, en Europa no supera los cien euros, pero que para ellas puede significar mucho más.

    Sorprendidos por el gran número de respuestas por parte de mujeres que se demostraban interesadas, desde la redacción de Nanopress.it decidimos hacernos pasar por una pareja intencionada a llevar a cabo este tipo de transacción (hasta donde la ley nos lo permitía, naturalmente) con el objetivo de constatar y documentar la facilidad con la que es posible entrar en contacto con estas “madres”.

    Nos pusimos por lo tanto en contacto con dos mujeres jóvenes, ambas de nacionalidad mejicana, con las que nos estuvimos mandando mensajes a través de Whatsapp, nos enviaron fotos de sus niños, y haciéndonos pasar por una pareja feliz, les enviamos también fotos de nosotros, haciéndoles ver también una casa (en teoría la nuestra) que en realidad no existe como tal. Ahora bien, si nosotros hemos sido capaces de inventar todo esto y conseguir que se lo creyeran con la intención de denunciarlo, está claro que cualquiera podría, con la misma facilidad, hacer lo mismo aun con intenciones menos honestas y quizá más peligrosas para el bebé.

    Hablamos al teléfono con ellas, momento en el que nos contaron mejor todos los detalles de su historia: Se declaran todas muy jóvenes y con problemas económicos que les impiden “hasta poder dar de comer a sus hijos”, ¿un cliché? Probablemente sí, pero completamente verosímil. No nos pidieron dinero por darnos sus hijos en adopción, aunque una de ellas sí que nos solicitó una pequeña cantidad para hacer frente a una deuda que había contraído en el momento del parto y la otra, en cambio, nos pidió que corriéramos con los gastos médicos del futuro parto, ya que se encontraba todavía en estado de gestación.

    En México, de hecho, no existe un seguro sanitario nacional y parece ser que es además posible dar en adopción al niño una pareja pre seleccionada por parte de los padres biológicos mediante la intervención de una institución estatal denominada DIF. Que sea posible no significa que sea legal y mucho menos válida en Europa, ya que este tipo de adopciones directas existen sólo en los países que no han adherido a la convención nacional internacional sobre las adopciones.

    Llegados a este punto, decidimos interrumpir la investigación para evitar ser cómplices de un posible reato de trata de niños, no sabemos, por lo tanto, con total seguridad si se tratase solamente de una estafa o si, superada esta etapa, el intercambio se hubiera podido efectuar. Lo que sí queda claro es que, por un lado, muchas mujeres, afectadas por el dolor de no poder tener hijos, podrían caer fácilmente en esta trampa, haciéndose cómplices además de un delito que podría ser objeto de sucesivos chantajes por parte de la familia biológica. Por otro lado, en caso de que el intercambio efectivamente se hubiera realizado, probablemente la nueva familia se encontraría con un niño que no podría ser reconocido y sobre todo culpables de haber mercadeado con la vida de un niño.

    861

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Mamá
     
    Más populares