Navidad 2016

Alimentación bebés: Consejos para sus primeras papillas de frutas

Alimentación bebés: Consejos para sus primeras papillas de frutas

Alimentación bebés: Consejos para sus primeras papillas de frutas. Introducir nuevos alimentos en su alimentación es un paso importante y que, requiere, unos consejos para que los nuevos sabores y texturas no provoquen su rechazo. Un poco de paciente, y los ingredientes adecuados, conseguirán convencer al más pequeño de lo saludable y rica que es la papilla de frutas.

por en Alimentación Bebés, Mamá, Recetas bebés y niños, Consejos Bebés, primeros meses bebé
Última actualización:

    papillas frutas bebes

    Introducir novedades, como sus primeras papillas de frutas, en la alimentación de los bebés es un paso importante en su desarrollo y crecimiento. Sin embargo, este nuevo sabor no siempre es bien recibido y, en un primer momento, puede provocar cierto rechazo. Conseguir que acepte su primera papilla de frutas, una combinación ideal de vitaminas, depende en gran medida de los ingredientes y de su preparación. Para evitar que eche en falta un sabor conocido, utiliza leche en su elaboración. De esta manera, aceptará mejor la nueva combinación de sabores.


    Es uno de los consejos a seguir para que el bebé no rechace un alimento nuevo como la papilla de frutas, una combinación de vitaminas que no puede faltar en su dieta. Como hemos visto, el bebé, acostumbrado al sabor de la leche, puede rechazar en un primer momento los nuevos sabores y texturas de los alimentos. Para evitar que esto suceda, hay algunos consejos a seguir, entre los que también se incluyen el de tener un poco de paciencia, ya que si el bebé percibe la ansiedad de la madre a la hora de darle de comer tenderá a mostrarse más reacio.


    A la hora de preparar su primera papilla conviene empezar con dos piezas de fruta de textura más suave, como la manzana y la pera (mezclar un vaso de leche con 50 gramos de peras y manzanas). La leche debe estar a temperatura ambiente (unos 30 grados) para evitar que la papilla esté demasiado fría. Para la papilla se puede utilizar leche materna o leche de fórmulas adaptadas. Para que acepte mejor la fruta también se puede cocer o, simplemente, elegir las piezas más maduras. A medida que se vaya adaptando a las papillas de frutas se pueden incluir otros alimentos, como los plátanos –quitando la parte central que es más difícil de digerir-. Es mejor evitar, por ahora, las galletas, sobre todo por su contenido en gluten.

    Poco a poco, podremos ir aumentando la cantidad de papilla, así como la incorporación de otras frutas nuevas para el bebé. Para que el más pequeño se acostumbre a la variedad de sabores y texturas es mejor ir incluyendo las frutas de una en una.

    Durante el primer año las frutas más recomendadas son los melocotones, las uvas o albaricoques, además de las tres que hemos visto antes (peras, manzanas, plátanos). Es aconsejable, durante este primer año, evitar las fresas o las frutas tropicales, ya que pueden ser causa de alergias. Por su parte, los cítricos, como las naranjas, es mejor seguir dándolos entre horas, como bebida. Tomar un poco de zumo antes del mediodía le abrirá el apetito.

    Antes de preparar cualquier alimento, lavarse bien las manos para evitar posibles infecciones alimentarias. Durante los primeros días, junto a la papilla de frutas es aconsejable darle a continuación el biberón o de mamar. Toda la fruta que se emplee se debe lavar, dar sin piel y sin pepitas. No utilizar en la elaboración de la papilla ni sal, azúcar o miel.


    Conseguir que el bebé acepte sin problemas nuevos alimentos no siempre es fácil. A priori, la papilla de frutas resulta de lo más apetecible, pero no podemos olvidar que el bebé está todavía desarrollando su sentido del gusto y, por lo tanto, tiene que conocer y acostumbrarse a los nuevos sabores. Pero hay algunos trucos para que la hora de la papilla de frutas se convierta en una de las más esperadas por el bebé. De hecho, debido a su potencial vitamínico es un alimento que debemos mantener el mayor tiempo posible en su dieta (al menos hasta que pueda masticar bien, entonces la fruta pasará a ser el postre de las comidas).

    Entre los trucos para hacerla más deliciosa, incluso suave, prueba a sustituir la leche por yogures para bebés, con una composición grasa más saludable. Después de la papilla, darle un poquito de queso o de petit suisse, una combinación de sabores que gusta a los más pequeños.

    845

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Alimentación BebésMamáRecetas bebés y niñosConsejos Bebésprimeros meses bebé

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares