Alimentación del recién nacido

La alimentación del recién nacido es crucial para que tu bebé se desarrolle fuerte y sano. Entra y mira cómo darle el pecho o el biberón, cada cuánto tiempo, y cientos de cosas más.

por , il

    alimentacion recien nacido2

    La buena alimentación del recién nacido es fundamental para que tu bebé crezca fuerte y sano. Tanto si le das el pecho como si toma biberón, no pierdas detalle de todos nuestros consejos sobre cómo dar de mamar a tu hijo, cuándo hacerlo, cuánto tiempo…

    Como ya hemos dicho, la alimentación del recién nacido es muy importante y no debemos descuidarla. Los bebés comen cada dos o tres horas. Es decir, sus tres primeros meses de vida consisten en comer y dormir. De esta forma van ganando peso y se van desarrollando acorde a su edad.

    Si formas parte del grupo de mujeres que dan el pecho a su hijo, ¡atenta!

    • La leche que produce tu cuerpo posee todo aquello que necesita el bebé y posee propiedades inmunológicas que lo protegen frente a enfermedades.
    • A la hora de dar de mamar a tu hijo escoge un lugar tranquilo e invierte el tiempo necesario para que se alimente bien.
    • Normalmente bastarán con 10 minutos en cada pecho, pero como cada bebé es diferente, tu médico te aconsejará sobre el tiempo.
    • Recuerda que no es necesario facilitarle otros líquidos como agua o suero. La leche materna por si sola contiene todo lo que precisa el bebé.

    Si por el contrario no puedes o no has decidido darle el pecho y optas por el biberón:

    • Las leches artificiales hoy en día no dan problemas, tranquila. Están completamente estudiadas para aportar a tu bebé lo que necesita para crecer sano.
    • En cuanto a la cantidad, tendrás que tener en cuenta las prescripciones de tu médico. Él te indicará qué cantidad de agua y leche debes darle.
    • Prepara para cada toma un biberón nuevo, no añadas leche a lo que sobró de la toma anterior, podría estar en mal estado.
    • Tampoco debes preparar varios biberones y dejarlos en el frigo. Podrían perder propiedades y no alimentaríamos bien al bebé.
    • Coloca siempre el biberón bien inclinado para evitar que tu bebé trague aire.

    Una vez que sepas esto, disfruta de tu hijo y aprovecha minuto a minuto el tiempo con él. Si eres madre primeriza no te preocupes si piensas que no controlas la situación. Entre los dos crearéis un vínculo natural que os irá guiando.