Andar descalzo: Beneficios de la ecopedagogía en niños

Conoce los beneficios de la ecopedagogía en niños, andar descalzos es de lo más beneficioso para su desarrollo.

por , il

    Andar descalzo: Beneficios de la ecopedagogía en niños

    Hoy hablamos de los beneficios de andar descalzos para los más pequeños de la casa, la ecopedagogía infantil tiene numerosas ventajas, entre ellas que los pies se desarrollan mejor y más fuertes.

    Ecopedagogía infantil

    ¿Te has preguntado alguna vez por qué tu hijo se quita los zapatos cada dos por tres? Como si de un estorbo se tratara, los más pequeños lanzan sus zapatos para poder dar pasos descalzos y sentir el contacto del suelo en las plantas de sus pies.

    Un reciente estudio titulado “Podología preventiva: niños descalzos igual a niños más inteligentes“, creado por Isabel Gentil García, Profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad Complutense de Madrid, afirma que dejar a los niños que caminen descalzos cuanto más tiempo mejor tiene numerosas ventajas para ellos.

    Los pies del recién nacido tienen una sensibilidad mucho mayor que la de las manos hasta los ocho o nueve meses aproximadamente, a lo que hay que añadir que el tacto tiene la función básica de informar al pequeño sobre lo que ocurre su alrededor. El hecho de calzar a los bebés, sobretodo a los que aún no caminan, les priva de esta información. ¿Por qué taparles entonces con zapatos cerrados que no permiten que se ejerciten lo suficiente?

    Beneficios de andar descalzos para los niños

    Veamos a continuación las ventajas que tienen para los niños el hecho de poder ir descalzos la mayor parte del tiempo:

    • El desarrollo de los pies. Los pies crecen mucho mejor y de manera más fuerte. El contacto directo con el suelo hace que su piel se acostumbre a diversos terrenos y sus tobillos ganarán una mayor sensibilidad según vayan creciendo.
    • Los niños descalzos son más inteligentes y felices. La maduración de su sistema nervioso se ve reforzado y los pies, como receptores privilegiados que son, ayudan a un mejor desarrollo de la inteligencia del pequeño.
    • La motivación de aprender. El cerebro humano tiende al equilibrio cognitivo y al aprendizaje, algo que se ve favorecido por los estímulos que se reciben a diario del exterior.
    • Ayuda a la formación del arco plantar. Andar descalzos es un ejercicio perfecto para evitar que los niños tengan los pies planos, ya que ayuda a los huesos de la planta del piel a adquirir una forma arqueada adecuada.
    • Mejora la estabilidad. Andar descalzos mejora la estabilidad de los más pequeños de la casa porque perfecciona la capacidad que tienen de apoyar todos los dedos en el suelo.

    Si al final decides ponerle zapatos para salir a la calle o incluso para estar en casa cuando aún no ha empezado a andar, recuerda que debes escoger un calzado adecuado al tamaño de su pie, a la par que flexible, cómodo y que deje sus tobillos al descubierto para que tenga libertad de movimiento. Aquí puedes ver qué zapatos ponerle cuando empieza a andar.

    También te puede interesar: Alimentación niños: Cómo enseñarles hábitos saludables y Enseñar a los niños a compartir: Razones para no obligarlos