Anestesia epidural: efectos secundarios

Anestesia epidural: efectos secundarios

¿Cuándo se aplica? ¿Puede tener algún riesgo en la futura mama o en el bebé? ¿Todas las mujeres pueden ponerse la epidural? Resuelve todas tus dudas acerca de este tipo de anestesia.

por en Embarazo, Mamá, Parto y posparto, anestesia parto, Consejos, dolor parto
Última actualización:
    Anestesia epidural: efectos secundarios

    Cuanto más se aproxima la llegada del nacimiento del bebé es común que muchas mamás, sobre todo si son primerizas, comiencen a preocuparse sobre cómo será el parto. Una de las principales cuestiones de interés es la aplicación de la anestesia epidural para disminuir el dolor. ¿En qué consiste exactamente? ¿Tiene algún riesgo? ¿Cuándo la ponen? ¿Puede afectar de algún modo al bebé? ¿En qué casos está contraindicada? En EllaHoy te contamos todo sobre Anestesia epidural: efectos secundarios.

    La aplicación de la anestesia epidural está cada vez más extendida ya que permite neutralizar el dolor de las mujeres en el momento del parto mientras siguen conscientes para poder seguir empujando. La epidural suele ponerse cuando la embarazada ha dilatado tres o cuatro centímetros y se administra a través de un catéter próximo a la médula espinal.

    Este tipo de anestesia está cada vez más avanzada y los posibles efectos secundarios son menores que los beneficios que aporta a la mujer, por lo que resulta una técnica muy segura. Sin embargo y aunque son escasos los posibles efectos secundarios hay algunos a tener en cuenta:

    Punción dural

    La complicación más frecuente de la epidural es la denominada punción dural. Lo más importante es que mientras te están poniendo la epidural no te muevas nada en absoluto. A pesar de las contracciones. Porque si realiza un movimiento brusco, es probable que la aguja llegue a rasgar la membrana. Si llega a romperse o a rasgarse, el líquido cefalorraquídeo que contiene y que baña la médula, empieza a salir por el agujero que ha hecho la aguja hasta que el cuerpo consigue cerrarlo de nuevo, como ocurre con cualquier herida. El resultado de esta pérdida de líquido es un intenso dolor de cabeza que se hace latente al ponerse de pie y que desaparece al tumbarse.

    Dolor de cabeza

    Después de su aplicación, pueden darse dolores de cabeza, aunque debes tener en cuenta que no todos los dolores de cabeza son punciones durales y no todas las punciones durales dan dolor de cabeza. Pueden llegar a durar una semana y se recomienda el uso de analgésicos bajo prescripción médica.

    Reducción de la fuerza

    Reducción de la fuerza y la movilidad lo que puede provocar un parto más lento con mayores probabilidades de tener que realizar una episiotomía y el uso de fórceps en algunas ocasiones. Del mismo modo puede disminuir de la tensión arterial lo que puede provocar nauseas, mareos o vómitos.

    Cosquilleos o leves molestias en las piernas

    Puedes llegar a sentir cosquilleos o leves molestias en las piernas, una sensación que desaparecerá a las horas, cuando la epidural empiece a dejar de hacer su efecto.

    Como ves los efectos secundarios de la epidural son mínimos, es por ello que dicen que nunca verás a una anestesista dar a luz sin epidural. Veamos a hora los casos en los que este tipo de anestesia está contraindicada.

    Las dosis de la anestesia epidural son muy bajas por lo que es muy difícil que afecten de algún modo al bebé. No obstante, hay algunos casos en los que la epidural está contraindicada:

    Mujeres con alguna enfermedad neurológica.
    Embarazadas que estén tomando un tratamiento anticoagulante, o aquellas que tienen algún defecto en la coagulación de la sangre.
    Pacientes con problemas en la columna vertebral.
    Cuando el parto está ya muy avanzado.
    Si existe una infección en la zona del pinchazo.
    Mujeres que tienen algún tipo de alergia a los anestésicos locales.
    Embarazadas que tienen una deformidad muy severa de columna, como la espina bífida. En este caso todo a depender de la habilidad del anestesista.

    Es conveniente, que sea el anestesista y el médico los que valoren si puede aplicarse sin problemas, además de informar a la futura mamá sobre todas sus dudas.

    No obstante, también tienes otro tipo de alternativas a la epidural, como el parto en el agua, un método natural de dar a luz que reduce el dolor de las contracciones, favorece la relajación de los músculos y ayuda a la dilatación.

    También te puede interesar: Mitos y verdades sobre el parto que debes conocer y 10 problemas comunes del embarazo que no deben asustarte

    885

    ESCRITO POR PUBLICADO EN EmbarazoMamáParto y pospartoanestesia partoConsejosdolor parto
     
     
     
     
     
     
    Más populares