Autismo niños: ¿Cómo afrontarlo?

Autismo niños: ¿Cómo afrontarlo?

Los padres con niños que padecen este trastorno deben llevar a cabo una serie de pautas y recomendaciones para entender este problema y ayudar a que el pequeño evolucione de forma positiva.

por en Enfermedades bebes y niños, Mamá, Maternidad, Paternidad, Consejos, salud niños
Última actualización:
    Autismo niños: ¿Cómo afrontarlo?

    Este trastorno puede comenzar a manifestarse de forma más visible en bebés partir de los doce meses de vida. Un trastorno que afecta a la capacidad de comunicación de los pequeños que lo padecen y su relación con el resto de personas. Algunos de los principales síntomas del autismo son una deficiente evolución del lenguaje, preferencia por comunicarse mediante signos y gestos, problemas para relacionarse con el resto de niños o comportarse de manera mecánica repitiendo conductas. A continuación te damos una serie de consejos para afrontar el autismo en niños.

    El autismo es un trastorno psicológico que se caracteriza por la intensa concentración de un niño en su propio mundo interior y la progresiva pérdida de contacto con el mundo exterior. Un trastorno neurológico complejo que por lo general dura toda la vida. En la actualidad se diagnostica a 1 de cada 68 individuos y a 1 de cada 42 menores siendo más frecuente en niños que en niñas. El autismo merma la capacidad de los niños para relacionarse con los demás, está asociado a comportamientos repetitivos y los síntomas varían en función del nivel del trastorno.

    Lo primero, si notas que tu hijo o hija puede presentar algunos de estos síntomas, debes acudir al pediatra para que evalúe al niño de forma exhaustiva y diagnostique si de verdad padece este trastorno. Derivándolo a su vez al especialista para que haga las pruebas oportunas, una detección precoz es importante para que el tratamiento de los mejores resultados. Una vez que el especialista confirme lo que le sucede al niño, hay que llevar a cabo una serie de pautas:

    • Los pasos a seguir. Seguir las recomendaciones del profesional y el tratamiento que aconseje.
    • Educación concreta. Proporcionar al niño una educación especial y un tratamiento personalizado para conseguir que mejore su capacidad de comunicación y su relación con el resto.
    • Animar al niño. Animar al niño a que desarrolle sus habilidades, felicitándole para que aumente su autoestima. Incluso puede ser beneficioso que tenga una mascota en casa.
    • Las terapias. Dejar que el pequeño se beneficie de las terapias existentes, ya sean en grupo o individualizadas, está demostrado que tienen excelentes resultados.
    • Espacio. Es importante también dejar espacio al niño o niña, sin agobios ni presión.

      Parece algo lógico pero para los padres es complicado, sobretodo cuando tienden a repetir comportamientos constantemente.

    • El papel de los psicólogos. Está demostrado que las visitas regulares de un psicólogo a casa del pequeño para pasar tiempo con él, hace que se afiance su relación con la sociedad a la vez que aprenden alguna vía para mostrar sus sentimientos.

    Afrontar un trastorno o una enfermedad de un hijo no es nada fácil. Muchas veces cuesta incluso catalogar y decir el nombre de dicha enfermedad por el rechazo de la familia a creer lo que está ocurriendo. Pero lo cierto es que cuanto antes se asuma que que un niño padece autismo, antes se podrá comenzar con las medidas a adoptar y con programas eficaces, enfocados en el desarrollo de habilidades de comunicación, socialización y cognoscitivas.

    Es recomendable también que los padres acudan a grupos y asociaciones de otros padres y tutores con menores con el mismo trastorno, es ahí donde se conseguirán consejos y fuerza para seguir adelante.

    En una responsabilidad de los padres atender a un niño o niña con autismo, pero es también responsabilidad de toda la familia, por lo que hay que hacer partícipes y pedir colaboración al resto.

    Además, es importante intentar entender al niño y actuar en el día a día de forma que respetemos su espacio, pero sin irnos demasiado lejos para que no se llegue a sentir sólo. Se debe hacer un esfuerzo por intentar comprenderle, asumiendo lo difícil que al menor le resulta, en muchas ocasiones, entendernos.

    También te puede interesar: Autismo: 5 beneficios de tener mascota para niños autistas y Autismo: ¿Es posible detectarlo antes de los dos años?

    868

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades bebes y niñosMamáMaternidadPaternidadConsejossalud niños

    Dia de la Madre

     
     
     
     
     
     
    Más populares