Navidad 2016

Bebés prematuros: ¿Qué hacer cuando llegan a casa?

Bebés prematuros: ¿Qué hacer cuando llegan a casa?

Nacer antes de tiempo hace al bebé prematuro más vulnerable, por lo que requiere una serie de cuidados específicos

    Bebés prematuros: ¿Qué hacer cuando llegan a casa?

    ¿Qué hacer cuando el bebé prematuro llega a casa? Se estima, según datos médicos, que cerca del 7% de los bebés nace antes de lo previsto, en concreto antes de la semana 37 de embarazo. Nacer antes de tiempo se traduce en una inmadurez de los órganos y sistemas digestivos, respiratorio, metabólico… lo que hace al bebé más vulnerable a las enfermedades y más sensible a agentes externos como la luz o el ruido. También puede tener dificultades para controlar su temperatura. De igual manera, debido al tamaño de su estómago, las tomas deben hacerse en cantidades más pequeñas y a intervalos más frecuentes (cada tres horas, al menos). Son algunas de las cuestiones a tener en cuenta para el cuidado del bebe prematuro al llegar a casa.

    A la hora de recibir el alta hospitalaria hay una serie de cuestiones que debemos tener claras:

    • Calendario de vacunación del bebécon las vacunas que ha recibido en el hospital. 
    • Calendario de visitas de seguimiento con el pediatradel centro de salud asignado.
    • Conocer los signos y síntomas frecuentesque pudiera presentar y qué hacer en cada caso.
    • Conocer el riesgo de posibles enfermedadeshabituales en bebés prematuros. 
    • Informarse sobre los profesionales y especialistas que seguirán su desarrollo y saber cómo contactar con ellos. 
    • Lista de los medicamentos que necesita tomar en casa, para qué sirve cada uno y las instrucciones (dosis, frecuencia, cantidad…).
    • El informe del alta hospitalaria debe recoger todas las pruebas realizadas al bebé (neurológicas,  oftalmológicas, metabólicas, de audición, visión…), así como los problemas y patologías actuales y su evolución previsible.

    Una vez que el bebé recibe el alta médica y puede ir a casa, es lógico que los padres se sientan algo desorientados sobre los cuidados que necesita. Higiene, alimentación y sueño son algunas de las premisas básicas del cuidado del bebé prematuro.

    Higiene

    Es aconsejable el baño diario del bebé, colocándolo de manera suave en el agua y siempre bañándolos a la misma hora, antes de mamar. Es importante que desde los primeros días asocie el baño con un momento placentero. Para ello, mientras lo bañamos, conviene hablarle o cantarle con suavidad. Para el baño, no usar cosméticos infantiles (perfumes, champús, talcos), sino jabones neutros y sin perfume. El bebé agradece los movimientos suaves, uniformes y lentos a largo del cuerpo. Los masajes facilitan el descanso del bebé.

    El riesgo de infecciones es más alto en los niños prematuros, en especial el denominado virus respiratorio sincitial. Es importante lavarse siempre las manos antes de cogerlos, evitar el contacto con personas resfriadas o con fiebre y prohibir fumar en el mismo espacio en el que se encuentren.

    Alimentación

    El alimento más completo, y la mejor vacuna, es la leche materna. En otras palabras, la lactancia materna es la opción más aconsejable para todos los bebés, incluidos los prematuros. El calostro de la leche materna contiene proteínas y anticuerpos, esenciales para el bebé prematuro y para protegerle de las enfermedades respiratorias más comunes y de la diarrea.

    A medida que transcurren los días, la composición de la leche se va adaptando al bebé. Si el bebé no tiene la suficiente fuerza para succionar, se puede utilizar un sacaleches.

    Son muchos los motivos que avalan la alimentación del bebé con leche materna ya que, entre otros beneficios, contribuye a la maduración del aparato digestivo, protege contra las patologías respiratorias e intestinales más frecuentes, a largo plazo mejora la agudeza visual, la función cerebral y el desarrollo de la inteligencia y previene la obesidad. En otras palabras, la leche materna es el alimento ideal, completo, para el crecimiento y desarrollo durante los primeros seis meses de vida. A partir del segundo trimestre –y siempre bajo el consejo del pediatra- se pueden ir introduciendo alimentos como papillas y, posteriormente, purés.

    Sueño

    Hay que habituar al bebé al ciclo sueño-vigilia, ya que la descoordinación del ritmo del sueño es una de las alteraciones más frecuentes entre los recién nacidos prematuros. Para ello, lo mejor es mantenerlo en un lugar con luz natural durante el día. Por la noche, reducir la luz y el ruido ambiente. La regulación del sueño ayuda al bebé, entre otros, a ganar peso. Durante los primeros días, e incluso semanas, es normal que el bebé duerma mucho. El bebé prematuro puede dormir entre 15 y 22 horas, alternando los largos periodo de sueño con intervalos cortos despiertos.

    Llanto

    Otro aspecto importante es el llanto del bebe. Es posible que al principio llore poco y, medida que se acerca la edad corregida (la edad de parto prevista inicialmente) comience a llorar más a menudo. El llanto es una señal de desarrollo y una forma de comunicación del bebé (tiene hambre, está cansado, incómodo o quiere cambiar de posición). Si llora durante más tiempo de lo habitual, conviene consultar con el médico, ya que también nos puede alertar de que algo no va bien en su organismo.

    Paseos

    Cuando el pediatra lo autorice, se pueden empezar a dar pequeños paseos, evitando sobre todo los lugares cerrados o con aglomeraciones de gente. Durante las primeras semanas es aconsejable que las salidas se limiten a las visitas al pediatra. También hay que evitar los viajes largos.

    También te puede interesar: Método canguro para bebés: beneficios y toma nota de los ejercicios de estimulación temprana para bebés de 0 a 3 meses.

    1123

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares