Bebés que juegan con móviles tardarían más en hablar según estudios

Los pediatras alertan de que el retraso en el lenguaje podría estar asociado en mayor medida a los bebés que juegan con móviles.

por , il

    Bebés que juegan con móviles tardarían más en hablar según estudios

    Los bebés que juegan con móviles y otros dispositivos tecnológicos podrían tardar más tiempo en aprender a hablar. Un retraso en el aprendizaje del lenguaje que han puesto de manifiesto los estudios realizados por pediatras, como el presentado en el Encuentro Anual de Sociedades Académicas Pediátricas, celebrada en San Diego (California, Estados Unidos), y que alerta sobre la relación entre el uso de los dispositivos móviles por parte de los bebés y los problemas en el desarrollo del lenguaje.

    Los efectos del móvil en los niños es un tema que cada vez preocupa más a los pediatras, dado que cada vez es más común que los niños más pequeños aprenden a tocar las teclas de un dispositivo móvil incluso antes de aprender a hablar o a caminar. Pero hay motivos sobrados para evitar que los niños no tengan contacto con los dispositivos móviles (teléfonos, ordenadores, tablets…) al menos hasta los 2 años, tal y como recomiendan los pediatras.

    Bebés y teléfono móvil

    bebes y moviles

    Según una investigación realizada por la Academia Americana de Pediatría, y que ha contado con la participación de 900 niños entre los 6 meses y los 2 años, más del 20% pasa más de 20 minutos al día jugando con el móvil o la tablet. Recurrir a los dispositivos móviles para que el bebé esté tranquilo o para que deje de llorar se ha convertido en un hábito para muchos padres, aunque sin tener en cuenta los efectos que podría tener.

    La primera consecuencia de dejar jugar a los bebes con los dispositivos móviles es que disminuye su interacción con el entorno y su necesidad de comunicarse. Esto, según los pediatras, podría tener como consecuencia que el niño empezara a decir sus primeras palabras más tarde. No obstante, aunque hay que ser precavidos, sí hay que subrayar que no se ha asociado con ningún otro tipo de retraso en su desarrollo.

    La mejor manera de favorecer el desarrollo del lenguaje en los bebés es hablándoles mucho, y mantener alejado lo máximo posible los dispositivos móviles. Cuando empiecen a utilizarlos, por supuesto hay que supervisar el tiempo de uso y los contenidos. Las nuevas tecnologías permiten hoy en día contar con numerosas herramientas y juegos para los niños, adaptados a su edad. Dicho de otra manera, el uso debe ser educativo. Un uso responsable con el que los progenitores deben dar ejemplo, porque la adicción al móvil de los padres puede provocar efectos en los hijos.

    La Academia Americana de Pediatría mantiene que el uso temprano de móviles no desarrolla el juego creativo del bebé, al tiempo que puede afectar al sueño.