Navidad 2016

Celiaquía y embarazo: Nutrición, riesgos y fertilidad

Celiaquía y embarazo: Nutrición, riesgos y fertilidad

Celiaquía y embarazo: Nutrición, riesgos y fertilidad. La intolerancia al gluten, si no se diagnostica a tiempo, puede entrañar riesgos tanto para la salud de la madre como del futuro bebé. No subestimes la celiaquía.

por en Alimentación Embarazo, Embarazo, Mamá, Celiaquía, Consejos Bebés, Problemas embarazo
Última actualización:

    celiaquia embarazo

    Embarazo y celiaquía, ¿puede ser una relación peligrosa? La enfermedad celiaca es una intolerancia al gluten, cuyo único tratamiento es la dieta (libre de gluten) para evitar, de esta manera, la inflamación intestinal crónica y, en el peor de los casos, riesgos como aborto espontáneo, parto prematuro o problemas de fertilidad.


    La celiaquía o intolerancia al gluten es cada vez más frecuente. Vamos a ver cuáles son las causas, síntomas, los principales riesgos y las formas de evitarlos antes de tiempo.


    La celiaquía no siempre es fácil de diagnosticar, especialmente en la edad adulta y durante el embarazo, ya que se puede manifestar con síntomas engañosos. Así, por ejemplo, además de la hinchazón abdominal, trastornos intestinales y pérdida progresiva de peso, también puede aparecer anemia y principios de osteoporosis, debido a la mala absorción de minerales como el calcio y el hierro.


    Si la enfermedad celiaca, la intolerancia alimentaria más conocida, no se diagnostica de manera certera y a tiempo, puede ser causa de aborto involuntario, parto prematuro, bajo peso al nacer del bebé, poca producción de leche, defectos del tubo neural y problemas óseos en el desarrollo del feto. Por supuesto, el mayor peligro es el aborto involuntario. En una mujer embarazada, con intolerancia al gluten sin diagnosticar, este riesgo puede llegar a multiplicarse en comparación con una mujer que no es celiaca.

    La celiaquía también puede implicar riesgos o complicaciones en el aspecto de la reproducción, como la disminución de la fertilidad. En casos extremos, el daño a la mucosa intestinal puede derivar en tumores.

    Según algunos investigadores, la enfermedad celiaca también podría establecer vínculos con otros problemas de salud como la diabetes o la psoriasis. Por todos estos motivos, es muy importante, no solo en caso de embarazo, tener un diagnóstico certero.


    A falta de un medicamento capaz de bloquear la respuesta inmunitaria del cuerpo al gluten, a día de hoy, el tratamiento para la celiaquía pasa por el control de la dieta, una dieta libre de gluten. De esta manera, hay que restringir el uso de alimentos que contengan trigo, cebada, centeno, avena y cereales. Para evitar riesgos, hay que elegir siempre los alimentos etiquetados como producto libre de gluten tras pasar los controles más estrictos.

    Las mujeres que tengan la intención de quedarse embarazadas, y sospechen de la intolerancia al gluten o tengan familiares de primer grado con la enfermedad celíaca, deben consultar a su médico con anticipación. Una nutrición adecuada aliviará los síntomas típicos de la enfermedad celíaca.

    También te puede interesar: Celiaquía: ¿Los medicamentos contienen gluten? y aprende a reconocer los síntomas de la celiaquía según la edad.

    646

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Alimentación EmbarazoEmbarazoMamáCeliaquíaConsejos BebésProblemas embarazo

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares