Navidad 2016

Chuparse el dedo: ¿Cómo hacer que deje de hacerlo?

Chuparse el dedo: ¿Cómo hacer que deje de hacerlo?

Chuparse el dedo es un gesto habitual de bebés y niños de corta edad, pero ¿hasta cuándo hay que dejar que lo hagan?, ¿puede tener consecuencias?

por en Consejos prácticos para mamás, Mamá, Consejos Bebés
Última actualización:
    Chuparse el dedo: ¿Cómo hacer que deje de hacerlo?

    Chuparse el dedo, e incluso el puño, es un gesto muy común de los bebés y los niños en sus primeros años, pero ¿hasta cuándo hay que dejar que lo hagan?, ¿cómo podemos conseguir que dejen este hábito?

    Según los expertos en pediatría, hasta los 2-3 años es normal chuparse el dedo, abandonando el hábito de manera natural y sin que sea necesario hacer nada para convencer a los niños. Chuparse el dedo, de hecho, se considera una reacción natural a determinados estímulos. Así, algunos niños lo hacen porque se sienten más seguros, o porque así concilian mejor el sueño. También puede ser simplemente porque tienen hambre o están aburridos.

    Si no renuncia al hábito de chuparse el dedo, lo que como padres no debemos hacer, ya que solo conseguiremos que se sienta más presionado y ansioso, es castigar o regañar a los niños por ello. De hecho, cuanto más insistamos en que dejen de chuparse el dedo más difícil será para ellos conseguirlo. Por el contrario, lo que sí debemos como padres es adoptar una actitud positiva, es decir, marcar unos retos y felicitar al niño por conseguirlo. Deben ser retos fáciles y progresivos, por ejemplo, estar una mañana sin chuparse el día, luego un día y así sucesivamente.

    Podemos recompensar, con pequeños premios, para ayudar al niño a reforzar su seguridad y autoestima. Si se chupa el dedo a la hora de irse a dormir, lo mejor es ofrecerle la alternativa de dormir con su peluche favorito para que sienta más seguro.

    ¿Puede tener consecuencias el hábito de chuparse el dedo? Como hemos señalado, hasta los 2-3 años es algo natural, pero a partir de los 4 años conviene explicar al niño que debe dejar de hacerlo porque esto puede tener algunas consecuencias. Así, a partir de esta edad puede conllevar algún problema de deformación de la encía, paladar o de los dientes. Además, no podemos olvidar que los niños tienden a tocar todo tipo de objetos y superficies, por lo que si llevan los dedos directamente a la boca aumentan los riesgos de contraer algún tipo de infección.

    También te puede interesar: Retirar el chupete: ¿cuándo es un buen momento? y descubre los pros y contras de los andadores para bebés.

    497

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Consejos prácticos para mamásMamáConsejos Bebés

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares