Navidad 2016

Colesterol infantil: Cambios en la dieta para prevenirlo

Colesterol infantil: Cambios en la dieta para prevenirlo

Colesterol infantil: Cambios en la dieta para prevenirlo. No es solo un problema de adultos, el colesterol también es cosa de los más pequeños. Introducir cambios en la dieta infantil es la mejor manera de prevenirlo, cambios tan sencillos como apostar por alimentos más saludables -con menos contenido en grasas y en azúcares-. Tomamos nota de los mejores alimentos para combatir el colesterol en los niños.

por en Desarrollo y crecimiento del bebé, Mamá, alimentación sana, Consejos Bebés, Prevenir Colesterol, salud niños
Última actualización:

    colesterol infantil

    Aunque comúnmente el colesterol se vincula con la edad adulta, el colesterol infantil preocupa cada vez más a los pediatras. Introducir algunos cambios en la dieta es clave para prevenirlo. Unos niveles elevados de colesterol en la edad escolar pueden constituir un problema tanto para su salud actual como para su salud en el futuro. Al igual que la alimentación es la principal responsable del colesterol alto –sobre todo cuando se sigue una dieta rica en grasas y azúcares-, también es la mejor aliada para equilibrar los niveles. Vamos a ver cuáles son las medidas dietéticas a seguir.


    El colesterol también es cosa de niños, un problema que nos hace más vulnerables a padecer otras patologías y que conviene aprender a evitar desde la infancia. La clave está en la alimentación, porque como ya sabemos somos lo que comemos. Según datos médicos se estima que uno de cada cinco niños en edad escolar tiene el colesterol alto. Un dato preocupante –al igual que los índices de obesidad infantil- y al que hay que prestar atención. Introducir algunos cambios en la dieta de los más pequeños es la principal medida.


    Uno de los alimentos más nutritivo y con más alto contenido de ácido oleico es el aguacate, un aliado de la dieta para controlar el colesterol infantil. Se puede incluir en recetas como ensaladas –prueba con un combinado de aguacate, tomates, maíz y queso desnatado-, en el bocadillo de las meriendas –combina muy bien con jamón, con salmón ahumado o con queso- y en la elaboración de salsas. Pero hay más alimentos que llevan la etiqueta de aliados para bajar el colesterol y mantener equilibrados sus niveles. Tomamos nota:

    • Copos de avena y ciruela: Un buen desayuno es la mejor manera de empezar el día.

      Un desayuno con una ración de copos de avena, nueces (2-3) una ciruela troceada (o un kiwi). La fibra de la avena ayuda a bajar el colesterol malo y las nueces a elevar el colesterol bueno. Por su parte, la fruta ayuda a la absorción de las grasas de la leche.

    • Zanahorias: La fibra de la zanahoria (pectina) reduce la absorción del colesterol de los alimentos de origen animal. La zanahoria, en puré, es un excelente acompañante para los platos principales de carne o pescado. Otras guarniciones son la calabaza salteada, las judías verdes al vapor o la compota de manzana.
    • Rebozados con sésamo: Para preparar los rebozados, mejor con sésamo (negro o dorado), que ayuda a reducir la absorción del colesterol de la carne o el pescado. Para el rebozado, primero pasar el alimento por clara de huevo batida y luego por el sésamo.
    • Germen de trigo: Rico en vitamina B3, fosfolípidos y grasas buenas, el germen de trigo evita que el colesterol se adhiera a las paredes de las arterias. Un buen suplemento para combinar con el yogur o el vaso de leche.


    Frutas como el kiwi, la pera, el higo, la manzana o las frutas rojas son un buen aliado para mantener el colesterol a raya y para sustituir a otros postres más dulces, y con más azúcar, como los flanes o natillas.

    Respecto a la carne roja, limitar su consumo entre una o dos veces por semana, apostando más por la carne blanca y el pescado. El pavo y el jamón (curado y jamón de york) también son buenos aliados. Y en cuanto a una de sus meriendas favoritas, el pan con chocolate, es preferible a la bollería industrial. Las galletas de avena también son un buen complemento para la merienda.

    813

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Desarrollo y crecimiento del bebéMamáalimentación sanaConsejos BebésPrevenir Colesterolsalud niños

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares