Navidad 2016

Cólicos en niños: síntomas y cómo evitarlos

Cólicos en niños: síntomas y cómo evitarlos

Cólicos en niños: síntomas y cómo evitarlos. Aparece en los primeros meses de vida y, de igual manera, remiten espontánea. Sin embargo, mientras duran, el llanto desconsolado del bebé es su señal más característica. ¿Cómo aliviarlo?

por en Alimentación Bebés, Enfermedades bebes y niños, Mamá, biberón, Consejos Bebés, salud niños
Última actualización:

    colicos bebes

    El llanto del bebé puede ser una de las señales que nos alertan de un cólico. Una dolencia cuyos síntomas vamos a ver más detenidamente, así como los mejores remedios para aliviarlos. Los cólicos en niños son una de las dolencias más comunes, tendiendo a desaparecer de forma espontánea en torno a los tres o cuatro meses.


    ¿Por qué lloran los bebés? En ocasiones la respuesta a esta pregunta está en los cólicos, una señal de que algo no va a bien. El llanto del niño nos alertará, especialmente cuando se hace constante y no se puede calmar aplicando algunos de los remedios más comunes, como darle masajes en la tripita, cambiarle de postura o darle de mamar. Si el bebé sigue llorando puede que estemos ante lo que se conoce el cólico del lactante, una dolencia bastante común (según datos médicos de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria afecta a entre 1-2 bebés de cada cinco).


    ¿Cómo reconocer fácilmente el cólico del lactante? Con la denominada fórmula del 3: aparece en los tres primeros meses de vida, el llanto se prolonga durante 3 o más horas y se repite durante el primer trimestre.

    Lógicamente, el llanto desconsolado del bebé, cuando no responde a ninguna causa aparente, genera preocupación entre los padres –sobre todo entre los padres primerizos-, si bien hay que señalar que, aunque molesto, el cólico no supone ningún riesgo grave para su salud y suele remitir de forma espontánea entre los tres y los cuatro meses.


    El cólico en bebés puede estar producido por diversas causas, tales como el reflujo gastroesofágico, el cual se produce cuando el alimento es devuelto al esófago, algo habitual en muchos bebés durante los primeros meses. La intolerancia a la lactosa o a las proteínas de la leche también puede provocar cólicos, así como el estreñimiento.


    Los biberones y válvulas anticólico pueden resultar de ayuda para mitigar el llanto desconsolado del niño y reducir los cólicos. Se pueden utilizar tanto en los casos de alimentación con leche artificial como con leche materna en biberón.

    Estos biberones anticólico favorecen, a través del diseño, que la leche salga más fácilmente, imitando el modo en el que bebé amamanta. A diferencia de los biberones tradicionales que requieren que el bebé succione para que salga la leche, con estos biberones anticólico basta una ligera presión. Succión que puede causar un vacio en el biberón, interrumpiendo la toma del bebé. Esto puede provocar ansiedad en el bebé, otra de las causas del cólico lactante. Es decir, el bebé no puede tomar la leche a la velocidad que desea.

    Aunque es cierto que estos biberones y válvulas anticólicos no resuelven por completo el problema, sí que alivian el cólico en bebés. Algunas marcas de biberones comercializan unas tetinas especiales contra los cólicos del lactante, tetinas que se pueden intercambiar con las normales. La principal ventaja de estas tetinas es que incorporan una válvula que no impide que el aire entre en el biberón mientras está comiendo.

    También te puede interesar conocer los consejos de alimentación para sus primeras papillas.

    772

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Alimentación BebésEnfermedades bebes y niñosMamábiberónConsejos Bebéssalud niños

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares