Cómo enseñar a los niños a respetar las reglas

Enseñar a los niños a respetar las reglas y a distinguir entre lo que está bien y mal forma parte de su educación, aunque no siempre es fácil de lograr.

por , il

    Cómo enseñar a los niños a respetar las reglas

    ¿Cómo enseñar a los niños a respetar las reglas? Una pregunta que más de un padre y madre se han hecho en más de una ocasión. No siempre es fácil enseñar a los niños a respetar las normas y a obedecer sin rabietas o berrinches innecesarios. Aprender a respetar ciertas reglas y a diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal forma parte de la educación de los niños. El primer consejo para los padres es que deben mantener una actitud firme en las reglas que imponen, porque de lo contrario los niños no las respetarán. Pero, ¿cómo hacer para ser escuchado? Vamos a ver unos sencillos consejos que nos ayudarán en el no siempre fácil papel de ser padres.

    Cómo lograr que los niños respeten las normas

    Imponer reglas de forma clara y precisa

    En primer lugar, las reglas deben ser claras y precisas, exentas de vaguedades porque de lo contrario resultará más difícil que los niños las entiendan correctamente. Las normas tienen que ser establecidas por primera vez por mamá y papá, esto es crucial. Por ejemplo, decirles a qué hora tienen que ir a la cama, o la necesidad de ordenar su habitación después de jugar. Atención a las palabras que utilizamos. Así, por ejemplo, en lugar del clásico “sé bueno y recoge la habitación” es más efectivo decir directamente que hay que “ordenar después de jugar” o “recuerda que siempre tienes que ir a la cama a las 10“. Lógicamente, las normas se tienen que ir adecuando a la edad del niño.

    Dar ejemplo

    Si queremos que los niños sigan las reglas, lógicamente deben ser los padres los primeros en dar ejemplo. De esta manera se lo tomarán mucho más en serio. De hecho, los niños tienden a imitar los comportamientos de los adultos, en aspectos tan importantes como la alimentación, la hora de irse a la cama o cualquier otra norma. Ser constante y dar ejemplo es una regla básica para cualquier padre.

    Ser coherentes como padres

    #importante #aprendiendo #serpadresconscientes

    A post shared by Marlyn Cañas (@mayocare) on

    El adulto debe esforzarse por ser coherente y ser el primero en cumplir las normas. En otras palabras, incluso si estás cansado, no ceder al chantaje de los niños que quieren eludir una regla. Cualquiera que sea la demanda, nunca es apropiado cambiar las normas a destiempo y solo para evitar las rabietas y agravios. Recomendación para los padres, que deben estar familiarizados con todas las reglas y hacerlas cumplir.

    Mantener la calma frente a los caprichos

    Cuando el niño se opone a las reglas, no perder el control es fundamental. Es inútil y sólo genera agresividad en los hijos. Mamá o papá deben tratar de controlarse a sí mismos y mantener la calma. Si nos mostramos tranquilos no cederemos ante los caprichos o rabietas y los niños se darán cuenta de que no consiguen nada si persisten en esa actitud. Es importante hacerles entender también que si uno quiere algo debe dialogar y negociar para conseguirlo, y no tratar de imponer su criterio.

    No prometer premios

    No prometer premios y no chantajear para hacer cumplir las reglas. Estas deben ser respetadas como tales, y no porque a cambio habrá un juguete o un castigo. En pocas palabras, no llegar a este tipo de acuerdos con los niños.

    Elogiar al niño cuando es obediente

    Cuando los niños cumplen las reglas hay que reconocérselo y decírselo. De esta manera les estamos transmitiendo aprecio, confianza y autoestima. Reforzar el comportamiento positivo da grandes resultados.

    Por último solo queda decir que los padres deben mostrar a sus hijos en qué consiste el respeto en todo momento, que decir “por favor” y “gracias” nunca está de más y que es muy útil ayudarse de material didáctico adaptado para ellos como libros y vídeos para enseñarles a respetar las normas de la casa y el entorno.

    También te puede interesar: Cómo enseñar a los niños a no sentirse frustrados y Tareas domésticas y niños: Beneficios emocionales y sociales