Cómo hablar de sexualidad con los niños

¿Cómo hablar de sexualidad con los niños? Lo mejor es hacerlo de manera natural, abierta y tratando de dar respuesta a sus preguntas. La sexualidad también forma parte de su educación.

por , il - Última actualización

    Cómo hablar de sexualidad con los niños

    Generalmente por pudor, o porque en la educación que ellos recibieron al tema de la sexualidad no se le prestó la debida importancia, son muchos los padres que dudan sobre cómo enfrentarse al momento de hablar de sexualidad con sus hijos. De entrada, hay que desterrar falsos mitos y recordar que la sexualidad también forma de su educación y su crecimiento y que, a medida que vaya creciendo y su cuerpo vaya desarrollándose, tendrá preguntas que necesitarán respuesta.

    Hablar de sexualidad con los hijos

    Hablar de sexualidad con los más pequeños de la casa no es nada fácil para ellos ni para los padres, más aún cuando van creciendo y especialmente en la etapa de la adolescencia, contar con información hará que sean más precavidos y que no se expongan a conductas que entrañen riesgos, como el inicio de las relaciones sin la debida protección.

    El papel de los padres a la hora de abordar la cuestión de la sexualidad es crucial. Vamos a ver algunos consejos útiles, especialmente para los padres que se enfrentan por primera vez a la situación. Tratar el tema de manera natural, abierta y respondiendo a todas las preguntas es la mejor manera de educar al niño.

    Consejos para hablar de sexualidad con los niños

    Nunca es demasiado pronto, o casi, para empezar a hablar de la sexualidad. El sexo, de hecho, es una parte absolutamente natural de la vida, de la que se puede hablar sin ningún problema o reparo. Precisamente por esta razón, mamá y papá deben abordar el tema con calma, describiendo sus características y no ocultando los riesgos y posibles peligros.

    Cómo y cuándo tratar el tema

    El tema se puede empezar a abordar cuando el niño tiene cinco o seis años, explicando con calma cuáles son las diferencias anatómicas entre el hombre y la mujer y las funciones que desempeñan los órganos sexuales de cada uno. A esta edad, el niño tiene plena conciencia de la diferencia de los cuerpos, sobre todo si tiene hermanas, así que es bueno que los padres hablen abiertamente con él, dándole las explicaciones necesarias y aclararando cualquier inquietud de inmediato. De esta manera se evitan malentendidos y vergüenzas innecesarias.

    El nivel de conocimiento del niño

    Si tu hijo te hace una pregunta sobre sexo y no estás seguro cómo responder, puedes empezar a hacerle preguntas sencillas para ver su nivel de conocimiento sobre este tema, eso te dará pistas del punto de partida y de las palabras que debes emplear.

    Utiliza material educativo

    Para facilitar la tarea de los padres y que la explicación sea lo más constructiva posible se pueden utilizar, por ejemplo, fotos y películas educativas sobre el cuerpo humano, adaptadas a la edad de los niños. Conviene evitar las historias o mentiras, como el clásico cuento de las cigüeñas cuando preguntan de dónde vienen los niños, ya que esto puede confundir al pequeño. Por el contrario, hay que mantener un diálogo abierto y sincero, respondiendo a las preguntas sin vergüenza y ninguna omisión.

    Habla de posibles peligros

    Hablar de sexualidad también implicar alertarles de los posibles

    peligros, los cuales ahora también están presentes a través de la red (pedofilia o acoso a menores). Es importante explicarles que, si perciben en algún adulto un comportamiento anormal, deben decírselo a papá o a mamá.

    Crea espacios de confianza

    Para crear espacios de confianza es importante trabajar día a día, una forma de hacerlo es con conversaciones acerca de sus sentimientos y emociones. Esto hará que cuando tengan la inquietud de la sexualidad, pueda fluir un diálogo en ese espacio de confianza ya creado.

    El sexo no debe ser demonizado, debe ser descrito como una parte natural la vida, como un momento importante para compartir entre dos personas que se aman. Hablar de sexualidad también debe ser un punto para fomentar el diálogo entre padres e hijos, una forma de conocer y fortalecer la relación de confianza.

    También te puede interesar: Adolescentes, sexualidad y anticonceptivos: Los falsos mitos y Primera menstruación: Cómo manejar la situación con tu hija.

    Viajes y vacaciones