Navidad 2016

Cómo lavar la ropa del bebé

Cómo lavar la ropa del bebé

Cómo lavar la ropa del bebé. La piel del bebé es extremadamente sensible, por lo que a la hora de lavar su ropita (prendas, ropa de cama...) conviene seguir una serie de sencillos consejos, tanto para mantener la ropa como el primer día como para evitar que el uso de determinados jabones pueda provocar reacciones alérgicas en el bebé. Tomamos nota de los pasos a seguir para el lavado de la ropa del bebé, sobre todo durante sus primeros meses.

por en Mamá, Ropa para bebés y niños, Consejos Bebés, Cuidado de la ropa
Última actualización:

    lavado ropa bebe

    Establecer unas pautas sobre cómo lavar la ropa del bebé es la mejor manera de mantener las prendas cuidadas y, sobre todo, evitar reacciones alérgicas en su piel como consecuencia de restos de jabones o detergentes. Además de elegir tejidos más naturales y delicados –algodón, por ejemplo- para la ropa del bebé también es importante su cuidado y lavado. Durante los primeros meses de vida hay que recordar que la piel del bebé es extremadamente sensible, principal motivo por el que es aconsejable utilizar productos o detergentes específicos para ropa de bebés o prendas delicadas. Es aconsejable evitar el uso de suavizantes y otros aditivos.


    Antes de proceder al lavado, es aconsejable seguir unas pautas, tales como separar las prendas por colores –para evitar desteñidos de las prendas de color que puedan estropear las más claras- y por tejidos. La etiqueta de las prendas contiene toda la información necesaria para su cuidado y lavado óptimo, indicaciones que conviene seguir, sobre todo en el caso de la ropa para bebés o prendas delicadas.


    Para el lavado perfecto de la ropa del bebé vamos a seguir algunos consejos tan sencillos como prácticos:

    • Prendas de vestir y ropa de cama. Cuando hablamos de la ropa del bebé nos referimos tanto a las prendas diarias de vestir como a la ropa de cama con la que está en contacto, así como otras prendas o elementos como gasas, baberos, pañales de tela o peluches.
    • Durante los seis primeros meses es recomendable lavar la ropa del bebé de manera independiente, es decir, separadas de las prendas del resto de la familia. También se puede utilizar una bolsa protectora para ropa.
    • Las prendas más delicadas (por ejemplo, las que tienen adornos como puntillas, bordados o encajes), así como las que están elaboradas con tejidos como la seda o la organza, es preferible lavarlas a mano para evitar su rápido deterioro o se rompan al entrar en contacto con otras prendas en la lavadora. La ropa y prendas de lana se puede lavar a mano o bien en la lavadora con un programa específico.
    • La temperatura del lavado también es importante, para evitar, por ejemplo, que las prendas encojan.

      Lo más aconsejable es lavar las prendas con agua tibia.

    • Respecto al secado, en lugar de tender la ropa, lo mejor es colocarla en una superficie plana –debajo de una toalla, sobre el césped-, para evitar que las prendas se deformen o estiren (sobre todo en el caso de la lana).
    • Tanto en el lavado a mano como a máquina, lo más aconsejable es utilizar un jabón neutro específico para prendas delicadas o ropa de bebé. A partir de los seis meses ya se pueden utilizar otros jabones o detergentes. No obstante, lo recomendable es hacer una prueba sobre una prenda para ver si produce alguna reacción sobre la piel del bebé después de lavarla. Tanto las lejías como los productos quitamanchas pueden incluir sustancias perjudiciales para la piel del bebé. Es muy importante aclarar bien las prendas, sobre todo en el lavado a mano, para evitar que queden restos de jabón. Si optamos por la lavadora aplica el programa de doble aclarado.
    • La ropa del bebé tiende a mancharse con más facilidad y con manchas más complicadas de eliminar. Restos de comidas, vómitos o heces son algunas de las manchas más frecuentes. Antes del lavado normal, conviene quitar las manchas. Es importante actuar rápido para evitar que la mancha se reseque. A continuación, poner la prenda en remojo con un poco de jabón para eliminar la suciedad más importante.


    Tan importante como el lavado de la ropa del bebé es el planchado. De hecho, muchas de las prendas no necesitan pasar por la plancha. Si la utilizamos, evitar siempre las temperaturas demasiado altas ya que pueden dañar o estropear las prendas más delicadas y las que están hechas con tejidos sensibles.

    820

    ESCRITO POR PUBLICADO EN MamáRopa para bebés y niñosConsejos BebésCuidado de la ropa

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares