Complejo de Edipo: Cómo reconocerlo en niños

El complejo de Edipo es una etapa en la que el pequeño siente adoración por su madre e ira por su padre. Hablamos de cómo tratar la situación.

por , il

    Complejo de Edipo: Cómo reconocerlo en niños

    El conocido como complejo de Edipo en niños es una etapa de su desarrollo psicosexual por la cual sienten amor hacia la madre e ira hacia el padre. Te damos las claves para reconocerlo y consejos para que sepas cómo actuar en estos casos.

    El complejo de Edipo en niños pequeños

    Siempre se ha dicho que los niños son más de las madres y las niñas de los padres, quizás se deba a esta fase concreta por la que pasan muchos menores durante su infancia. El complejo de Edipo es un término que surge de la teoría clásica de Freud y que tiene su origen en la antigua Grecia, donde Edipo, acaba por matar a su padre y ocupar su puesto, llegándose a casar con la reina, su madre.

    En base a esta obra, los psicólogos analizan la etapa del desarrollo de los niños, especialmente entre los 3 y los 5 años de edad, en la que su conducta cambia por completo. Sienten adoración, admiración y amor hacia su madre mientras que hacia su padre experimentan sentimientos de odio, ira y rivalidad. Si el pequeño se siente frustrado por algo, lo más normal será que descargue esas emociones enojándose con su padre. Mientras que busca a toda costa la manera de agradar a la madre llegando incluso a decir frases como “yo quiero más a mamá que tú“, “solo yo puedo darle besos“… Dejando ver celos y competitividad en estado puro.

    Cómo solucionar el complejo de Edipo en niños

    Los expertos coinciden en que esta etapa termina por pasarse alrededor de los 6 años sin mayor complicación y afirman también que lo mejor es conocer todo sobre esta fase para evitar las confrontaciones y los castigos excesivos, así como darle la importancia que se merece.

    Es importante que ambos padres se pongan de acuerdo en cómo actuar para no discutir delante del pequeño ya que esto solo lograría empeorar la situación. La madre debe mostrar amor por su hijo pero debe regañarle cuando ve que trata de rivalizar con su padre. El padre, por su parte, debe estar presente como un modelo ejemplar a seguir, debe hacer entender a su hijo que no hay que competir por el amor de mamá, que todos forman un equipo y como tal deben cuidarse y apoyarse. Los castigos y las regañinas cuanto menos mejor, piensa que es una etapa involuntaria en ellos, es mejor tratar de reforzar los comportamientos positivos.

    No te burles de él, puede que frase como “me quiero casar con mamá” resulten graciosas, pero para él es un tema muy importante. Hablarle con claridad y con cariño, explicarle que mamá ya está casada con papá y que fruto de ese amor nació él. Podéis decirle también que cada uno ocupa su rol en la familia y que todos son igual de importantes. Cuando veáis que se centra demasiado en ese tema, intentar distraerle con otra cosa, un juego, dibujos animados, para que no se sienta dolido. Reservar momentos de intimidad para vosotros y enseña a tu hijo a respetarlo.

    Recuerda que cada menor va a su ritmo y que cada uno, como los adultos, necesitan de su tiempo para aprender a ver las cosas desde otro punto de vista.

    También te puede interesar: Ciencia: Niños que mienten a temprana edad son más inteligentes y Escucha activa en niños: Consejos para saber escuchar a tus hijos

    Viajes y vacaciones