Navidad 2016

Consejos para una vida activa en familia

Consejos para una vida activa en familia

Consejos para una vida activa en familia. Llevar una vida activa, y educar a los más pequeños en emular una serie de hábitos saludables, es la mejor manera de invertir en su desarrollo y crecimiento. Toma nota para activar a los tuyos.

por en Educación de los hijos, Mamá
Última actualización:

    activar a tu familia

    Mantener activa a tu familia es invertir en su salud, tanto en la de los más pequeños como en la del resto de los adultos. Vamos a ver algunos consejos para una vida activa en familia, con especial atención a los hábitos saludables en la alimentación y en la práctica de actividad física. Apúntate y mantén activos a los tuyos.


    ¿Sabías que más del 45% de los niños entre los 6 y los 10 años tienen sobrepeso? Son datos del informe Aladino, incluido dentro de la estrategia Naos contra la obesidad infantil. Además de cuidar la alimentación de nuestra familia -especialmente la de los más pequeños, en edad de desarrollo y crecimiento, hay que prestar atención a otros hábitos para mantenerla activa. No hay que olvidar que la familia es, además, el primer escenario donde educar en estos aspectos, donde los niños aprenden a emular las conductas de los mayores. En otras palabras, si les enseñamos a llevar una vida activa -evitando el sedentarismo- estaremos invirtiendo en su salud.


    La falta de actividad física, tanto en niños como en adultos, es el primer factor de riesgo de los problemas de sobrepeso y obesidad. Las nuevas tecnologías han conducido a que los más pequeños pasen más tiempo sentados o tumbados. Ver la tele, jugar con la consola o conectarse a internet implica, lógicamente, menos gasto energético. Es lo que se denomina ocio pasivo, la puerta de entrada al sedentarismo, el cual puede tener riesgos para la salud.

    Ocio pasivo que, en muchas ocasiones, se realiza comiendo alimentos calóricos, como dulces, bollos o chucherías.

    Para romper estos hábitos, poco saludables, un primer consejo: los niños imitan a los mayores, así que lo mejor es levantarse del sillón y trastear en la cocina para preparar una rica y nutritiva comida o cena. Implicar a los niños en la preparación de las comidas es una manera divertida de enseñarles a comer bien.


    No hay alimentos buenos o malos, solo una incorrecta selección de los mismos. La más recomendable es la dieta mediterránea: grasas buenas (menos del 30% en las calorías diarias), hidratos de carbono (entre 50 y 60% de ellas), proteínas (10%), frutas y verduras (5 piezas al día). Y, por supuesto, una adecuada hidratación (hay que beber al menos 2 litros de agua al día: agua, refrescos sin azúcar). Cuanto más variada se la dieta, más saludable será.

    El ejercicio físico es fundamental, sobre todo para los niños. Las endorfinas que se generan al practicar deporte están directamente relacionadas con el buen humor y el bienestar, son las mejores aliadas para hacernos sentir bien y estimularnos a seguir con la actividad física. Es aconsejar organizar salidas en familia para ir a patinar, a correr, a jugar al fútbol o a nadar.

    Si te gusta el deporte, también puedes acudir con los más pequeños al gimnasio. Existen clubs deportivos y centros infantiles en los que puedes asistir con los más pequeños, centrándose en la actividad física como entretenimiento.

    También te puede interesar: 9 trucos para agilizar la rutina familiar por las mañanas.

    720

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Educación de los hijosMamá

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares