Navidad 2016

Costra láctea: Síntomas, causas y remedios

Costra láctea: Síntomas, causas y remedios

¿A tu bebé le ha salido una costra blanquecina en el cuero cabelludo? Te contamos los síntomas, las causas y los remedios de la costra láctea.

por en Enfermedades bebes y niños, Mamá
    Costra láctea: Síntomas, causas y remedios

    Las madres siempre presumimos de la perfecta piel que exhiben nuestros pequeños, y es que es la más suave que poseemos en toda nuestra vida. Es precisamente el contraste que se crea cuando aparece la costra láctea lo que nos alerta, llegando a preocuparnos realmente por la salud de su dermis. Te contamos los síntomas, causas y remedios de la costra láctea.

    La costra láctea es un trastorno muy común en bebés recién nacidos. Se trata en realidad de dermatitis seborreica, un trastorno de la piel que puede ser transmitida mediante la alimentación, por factores genéticos o presentarse como síntoma de alergia. Su nombre proviene de la antigüedad, y es que se creía que había una relación de causa y efecto entre la leche materna y la aparición de estas costras.

    La costra láctea es muy fácil de identificar. Se trata de una costra de color entre blanquecino y amarillento sobre el cuero cabelludo de los bebés, el cual acaba extendiéndose por toda la cabeza en pocos días y tornándose más oscura, convirtiéndose en pequeñas conchas. También suele aparecer detrás de las orejas, la frente, la nariz y las cejas.
    Suele darse entre la segunda y la cuarta semana de vida, aunque se han dado casos en los que su aparición se ha dado en una edad más avanzada, llegando a brotar a los 4 años o en la adolescencia.

    La costra láctea aparece como resultado de un exceso de producción de sebo originado por las glándulas sebáceas, las cuales están estimuladas por las hormonas de la madre al permanecer en la sangre del recién nacido durante algún tiempo después del parto.
    Por otro lado, también suele deberse a que la piel es todavía muy inmadura y no es capaz de regenerarse automáticamente, por lo que necesita de esta transición para hacerlo. Es precisamente por esto que la costra láctea está destinad a desaparecer entre el tercer y el cuarto mes de vida. No obstante, en algunos casos también es causa directa de una futura dermatitis atópica.

    En cualquier caso, lo cierto es que se trata esencialmente de un efecto transitorio del crecimiento que ayuda al pequeño a sellar su piel y protegerla de los nuevos agentes externos.

    Aunque el problema no atenta directamente contra la salud de nuestro bebé y es algo que desaparecerá por sí solo, las mamás podemos facilitar su curación para hacérselo más llevadero. Básicamente lo que debes hacer es llevar un estricto cuidado higiénico y utilizar productos específicos para mejorar el estado de la costra láctea y, por supuesto, evitar que pequeño pueda arrancar las costras y causarse pequeñas lesiones.
    Lávale la cabeza cada dos días con un champú especial para mantenerlo siempre limpio, el cual puedes encontrar en las farmacias. Después de lavarlo, aplica un poco de aceite de almendra dulce, caléndula o vaselina y déjalo reposar durante al menos una hora, ya que esto ayudará a suavizar las costras. A continuación, procede con suavidad a la eliminación de escamas con un peine especial de punta redondeada.
    Por último, asegúrate de utilizar aceite de borraja para reequilibrar el cuero cabelludo. Para ello, aplica una pequeña cantidad por todo el cuero cabelludo con un poco de algodón. Siguiendo estos pasos podrás comprobar cómo la piel recupera poco a poco un aspecto muy liso y esas pequeñas costras van desapareciendo por completo.

    745

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades bebes y niñosMamá

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares