Crecen las custodias compartidas en España

Las custodias compartidas en España ya no son una excepción, como constata el 28% de los padres que opta por esta medida.

por , il

    Crecen las custodias compartidas en España

    Las custodias compartidas en España han aumentado cerca un 3,6% durante el último año, según los últimos datos publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística). Así, durante 2016, el 28,3% de los progenitores optaron por la custodia compartida, frente al 24,7% del año anterior. En contraposición, descienden las custodias para la madre, del 66,2 al 69,9%.

    La estadística ‘Nulidades, Separaciones y Divorcios’ del INE también revela que en más del 57% de los casos de separación o divorcio se asignó una pensión alimenticia para los hijos, correspondiendo el pago en el 72% de los casos al padre, en el 4,8% a la madre y en el 22,5% a ambos progenitores.

    Custodia compartida en España

    La custodia de los hijos puede ser una de las cuestiones más difíciles de dirimir en un proceso de separación o divorcio. Sin embargo, y con el objetivo de hacer prevalecer el bienestar de los hijos, cada vez son más los padres que optan por la custodia compartida.

    La custodia compartida define como la situación legal por la cual, en caso de separación o divorcio, ambos progenitores ejercen la custodia legal de sus hijos menores de edad, en igualdad de condiciones y de derechos y obligaciones. Es decir, los padres comparten por igual el tiempo con sus hijos y las responsabilidades de su cuidado y educación.

    La custodia compartida se puede hacer efectiva en días alternos o en periodos de semanas o meses, siempre primando las necesidades y el bienestar de los hijos.

    En el caso de la custodia compartida ambos progenitores se hacen cargo de los gastos de manutención. También se puede establecer que el niño siga viviendo en la casa familiar y sean los padres los que se trasladen durante el tiempo que les corresponde a cada uno estar con ellos.

    La custodia de los hijos en España

    Los datos del INE son un reflejo de los cambios en la sociedad. Aunque la custodia exclusiva para la madre sigue siendo mayoritaria, en los últimos años se ha producido un descenso de casi 11 puntos porcentuales, pasando de las 73,1% custodias concedidas a la madre en 2015 al 66,2% en el año 2016. La custodia exclusiva para el padre se otorgó en el 5,1% de los casos, con un incremento de una décima.

    Respecto a las custodias compartidas el aumento ha sido de 7 puntos, pasando del 21,2% de los padres que compartían la custodia después de la separación o divorcio en el año 2014, al 28,3% del año 2016.

    La custodia compartida en España, salvo en comunidades con legislación autonómica (Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón o Navarra), es una medida excepcional, lo que implica que ambos progenitores deben estar de acuerdo para solicitarla.