Navidad 2016

Cuidados del pecho al dar de mamar

Cuidados del pecho al dar de mamar

De los cuidados del pecho al dar de mamar también depende la correcta alimentación del bebé, siendo la leche materna es el alimento perfecto, al menos, durante los seis primeros de vida.

por en Alimentación Bebés, Consejos prácticos para mamás, Lactancia y destete, Mamá, Consejos Bebés, Pecho
Última actualización:
    Cuidados del pecho al dar de mamar

    La alimentación del bebé depende tanto de la salud de la madre como de la de su pecho, cuyos cuidados ayudarán a evitar algunas de las dolencias más comunes de las madres durante el periodo de lactancia, como puede ser la mastitis o la aparición de grietas en la zona del pezón. Además, durante el embarazo y la lactancia, el pecho está expuesto a cambios como el aumento de tamaño, lo que puede conllevar otras molestias, como estrías, caída de los senos o dolor de espalda.

    Para evitar la mastitis es fundamental que el pecho esté correctamente drenado. En el caso de las madres que tengan que conciliar la lactancia con el trabajo, lo más recomendable es extraer la leche a las horas correspondientes con un sacaleches o realizando masajes con la mano. Por su parte, las grietas en el pezón suelen ser consecuencia de una mala postura del bebé al mamar. Para evitarlas, además de colocar bien al niño, ayuda dejar al aire el pecho o aplicar un poco de la propia leche en las grietas. Hazlo al final de la toma y deje que se seque al aire, funciona como un cicatrizante natural.

    ¿Cuál es la posición más adecuada del bebé al mamar? La postura que no le obligue a torcer la cabeza. Hay que asegurarse de que abre bien la boca y de que el pezón llega al fondo del paladar, para evitar mordiscos, al mismo tiempo que para favorecer la producción del leche al succionar. Cuando mueve la mandíbula al mamar, movimiento que llega hasta la oreja, es que la succión es la adecuada.

    Para que el pecho sufra lo menos posible, es importante realizar el destete de manera progresiva. Otro aspecto importante es cuidar la alimentación durante la lactancia, la cual, además de ser variada y equilibrada, nos ayudará a evitar los cambios bruscos de peso que también pueden afectar al estado de salud del pecho.

    Durante, y después, de la lactancia, el pecho va a sufrir modificaciones. A esto hay que sumarle, los cambios en el peso durante el embarazo o el propio paso del tiempo.

    Todo esto influye lógicamente en la apariencia estética del pecho.

    Para favorecer los cuidados, y evitar la caída del pecho, es aconsejable utilizar un sujetador de lactancia, cómodo para la madre y para dar de mamar al bebé. Si utilizamos uno normal, procurar que sea de algodón, sin aros y con tirantes anchos. Es bueno usarlo de día y de noche.

    Es muy importante cuidar la piel del pecho durante el embarazo y la lactancia, con una buena hidratación. Tan sencillo como aplicar una crema hidratante para el pecho después de la ducha diaria. También hay que evitar lavarse los senos demasiadas veces al día, ya que se pueden resecar. Las cremas de lanolina, por ejemplo, son buenas para aliviar las grietas y el pezón dolorido.

    Y un último consejo, realizar unos sencillos ejercicios para el pecho. Podemos utilizar una pelota pequeña, colocándola a la altura del pecho. Apriétala con las dos manos. Este ejercicio es bueno para fortalecer la musculatura.

    También te puede interesar: Lactancia materna: consejos para amamantar en verano y la dieta durante la lactancia: alimentos y bebidas a evitar.

    719

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Alimentación BebésConsejos prácticos para mamásLactancia y desteteMamáConsejos BebésPecho

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares