Dar de lactar reduce el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple

Dar de lactar al bebé es un escudo protector para las madres que padecen esclerosis múltiple.

por , il

    Dar de lactar reduce el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple

    Dar de lactar protege reduce los riesgos de recaídas en las mujeres con esclerosis múltiple (EM) durante los meses posteriores al parto. Así lo ha constatado la ciencia en diversos estudios que han indagado en la relación entre lactancia materna y esclerosis múltiple, ampliando los ya reconocidos beneficios de la lactancia materna en la mujer.

    Ser madre con esclerosis múltiple es posible, una enfermedad crónica que ataca al sistema nervioso central. Una patología con mayor prevalencia entre las mujeres, lo que hace intuir que el factor hormonal juega un papel importante. No obstante, el embarazo es una etapa que no afecta negativamente al desarrollo de la enfermedad. Tampoco hay evidencia científica de que la esclerosis múltiple afecte a la fertilidad.

    Lactancia con esclerosis múltiple

    Amamantar al bebé con leche materna, durante los dos primeros meses, sin alimentación suplementaria, reduce de manera notable el riesgo de sufrir una recaída durante los seis meses posteriores al parto. Así lo ha constatado un estudio realizado por neurólogos de diversas Universidades alemanas y publicado en JAMA Neurology que, basándose en los resultados, refuerza la teoría del efecto protector de la lactancia materna tanto en la madre como el bebé.

    Un estudio científico que abre nuevas vías de investigación para mejorar los tratamientos y reducir el porcentaje de mujeres con esclerosis múltiple que, en torno a los 3-4 meses después de ser madres, sufren una recaída. Según datos médicos, entre el 20-30% de las mujeres, pudiendo deberse, aunque los investigadores no tienen una respuesta definitiva, a los numerosos cambios que experimenta el sistema inmune durante el embarazo. Tras el parto, el sistema inmunológico vuelva a su estado basal.

    Para el estudio se ha seguido la evolución del embarazo, parto y postparto y los hábitos de lactancia de 201 madres con esclerosis múltiple, constatando su remisión durante estas etapas. La mayoría de ellas, 120 en concreto, amamantaron al bebé solo con leche materna durante los primeros 2 meses. Casi el 40% de las que optaron por no seguir la lactancia exclusiva tuvieron una recaída en los primeros seis meses tras dar a luz, frente al 24% de las que sí optaron por amamantar al bebé solo con leche materna.

    Es fundamental durante toda esta etapa, e incluso antes de quedarse embarazada, consultar al neurólogo, ya que como recuerdan los expertos no todos los tratamientos para la esclerosis están recomendados durante el embarazo y la lactancia.

    También te puede interesar: Lactancia materna: principales problemas a considerar y toma nota de las posiciones para la lactancia materna: las más cómodas y eficaces.