Navidad 2016

Destete a la francesa: qué es y cómo funciona

Destete a la francesa: qué es y cómo funciona

¿Destete a la francesa? La respuesta nos desvela otra forma, más rápida, de introducir nuevos alimentos en la dieta del bebé.

por en Alimentación Bebés, Mamá, Consejos Bebés
Última actualización:
    Destete a la francesa: qué es y cómo funciona

    El destete, en pocas palabras, se puede definir como la fase de desarrollo en la que la alimentación del bebé ya no se basa exclusivamente en la leche (lactancia materna o biberón). Hasta los seis meses, tal y como aconsejan los expertos, la leche es el alimento básico e indispensable para asegurar el correcto desarrollo y crecimiento del bebé. Introducir nuevos alimentos no siempre es fácil, puesto que el niño tiene que hacerse a los nuevos sabores y texturas. El destete tradicional incorpora los alimentos de manera progresiva, ¿y el destete a la francesa? Detrás de este término encontramos otra manera de introducir alimentos en la dieta del bebé con notables diferencias con respecto al destete tradicional.

    Así, el destete clásico se basa en ir acostumbrando al bebé a los nuevos alimentos, empezando por incorporar uno o dos alimentos en sus primeros purés o papillas (verduras o frutas, como pueden ser la zanahoria, manzana o pera) y, poco a poco, el resto de los alimentos, de tal manera que la dieta del más pequeño va ganando en sabores y texturas. Pero hay otro modo más rápido y es aquí donde aparece el destete a la francesa que, básicamente, consiste en ir introducir en la primera papilla hasta 6 alimentos diferentes, para conseguir una papilla más rica en sabores y más variada, sobre todo con los toques de fruta con sabor a manzana o pera.

    La diferencia entre los dos tipos de destete también viene marcada por las precauciones de los padres ante una posible alergia o intolerancia alimentaria, más controlable si se introducen los alimentos de una manera más lenta y progresiva. Además, en favor del destete tradicional, se incluyen razones como el ir acostumbrando a los niños a la gama de sabores y aromas de una manera más completa (lo detectarán y diferenciarán mejor entre una mezcla de uno o varios ingredientes que entre seis). Al mezclar menos alimentos en sus primeras papillas también serán menos densas. Un buen ejemplo de las recetas aconsejadas para niños de seis a siete meses de vida es la crema de pollo, zanahorias y calabacín.

    También te puede interesar: Destete en mamás vegetarianas: Pros y contras y toma nota de las 10 buenas razones para preparar las papillas en casa.

    483

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Alimentación BebésMamáConsejos Bebés

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares