Diabetes en niños: Síntomas más comunes

Diabetes en niños: Síntomas más comunes. Prevenir es salud, por eso es importante reconocer los síntomas de una de las enfermedades crónicas más frecuentes entre los más pequeños. Síntomas como malestar, cansancio, necesidad constante de beber y de comer, ganas continuas de orinar y pérdida inexplicable de peso pueden ser las primeras señales que avisen a los padres de que su hijo puede tener diabetes. Una consulta al pediatra y un análisis para determinar el nivel de glucosa en sangre permitirá determinar o descartar si padece diabetes y de qué tipo.

  • Comenta
diabetes niños

Diabetes en niños: síntomas más comunes. La diabetes es una enfermedad endocrinológica que puede aparecer tanto en adultos como en niños, siendo precisamente una de los problemas de salud infantil que más se ha incrementado en los últimos años. La diabetes infantil puede ser de tipo 1 y de tipo 2, con algunos síntomas en común. Prevenir es salud, un consejo que también debemos aplicar en este caso, ya que reconocer los síntomas y consultar al pediatra ante alguna señal de que pueda padecer diabetes ayudará a los padres a prevenir problemas más graves de salud. ¿Cómo se manifiesta la diabetes infantil?

No todos los casos de diabetes son iguales, ya que algunos requieren la administración de insulina, mientras que otros pueden controlarse con medidas dietéticas (una dieta adecuada y la práctica de ejercicio físico) y medicamentos administrados por vía oral. Pero, ¿cómo reconocer las señales de una posible diabetes en los más pequeños? Los síntomas más comunes de la diabetes infantil:

  • Necesidad de beber de manera constante.
  • Orina frecuente. Una señal puede ser el volver a mojar la cama cuando ya había dejado de hacerlo.
  • Cansancio y malestar.
  • Dificultades de visión (visión borrosa).
  • Cambios de humor.
  • Disminución de peso sin motivo aparente, y ello pese a que tendrá hambre de manera más frecuente.
  • Dolor de estómago y náuseas.

Estos síntomas son los más comunes en el caso de diabetes de Tipo 1 (Diabetes Mellitus Tipo 1), aunque también pueden ser señales de la diabetes de Tipo 2 (diabetes hereditaria), si bien en este caso no suelen aparecer síntomas. Ante las primeras señales, conviene consultar al pediatra y realizar un análisis para determinar los niveles de glucosa en sangre. En este caso, se trata de realizar una sencilla punción en el dedo para confirmar si los síntomas se asocian directamente con un problema de diabetes. En el primer caso, nuestro cuerpo no es capaz de producir la suficiente insulina, mientras que en el caso de la diabetes 2 las células se resisten a los efectos de la insulina.

Hay que señalar que en los últimos años el número de casos diagnosticados de diabetes en niños, al igual que los problemas de obesidad infantil, ha aumentado, convirtiéndose en una de las enfermedades crónicas más frecuentes. Prevenir es fundamental para evitar problemas crónicos y otras complicaciones de la diabetes como la cetoacidosis.

El diagnóstico de la diabetes es importante para determinar el tratamiento que se debe aplicar y, de esta manera, conseguir que el niño pueda hacer una vida normal.

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

lunes 03/10/2011 escrito por Isabel en , ,

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
vuelve arriba