Ejercicio en el agua para embarazadas: Beneficios

Descubre por qué hacer ejercicio en el agua para embarazadas es la mejor manera de mantenerse activa y cuidarse desde el primer trimestre.

por , il

    Ejercicio en el agua para embarazadas: Beneficios

    El ejercicio en el agua para embarazadas es uno de los más recomendados por los beneficios específicos que reporta para la mujer. Diversos estudios han constatado que hacer ejercicios en el agua durante el embarazo ayuda a controlar el aumento de peso, mejora la calidad del sueño, previene la diabetes gestacional y ayuda a reducir el número de cesáreas, favoreciendo el parto natural.

    Realizar ejercicio moderado, adaptado a la condición física de la futura madre, es una de las claves para cuidarse durante el embarazo. A los beneficios propios del ejercicio se suman los que reporta hacerlo en el agua, como ayudar controlar el peso del bebé (evita que al nacer supere los 4 kilos), prolongar la lactancia materna y reduce las posibilidades padecer depresión postparto.

    Beneficios de ejercicios en el agua para embarazadas

    ejercicio en el agua embarazo

    La natación es uno de los deportes más completos y uno de los mejores ejercicios para embarazadas. El objetivo de los ejercicios en el agua para mujeres embarazadas es trabajar los músculos, ligamentos y tendones que intervienen en el parto. Ejercicios encaminados a fortalecer el suelo pélvico y la musculatura. Al mismo tiempo, este ejercicio ayuda a la mujer a mantenerse en mejor forma y más motivada para vivir con más plenitud el embarazo. Estos son los beneficios que aporta una sesión de ejercicio en el agua:

    • Aumentar la flexibilidad.
    • Ayudar a dormir mejor durante el embarazo.
    • Mejorar la circulación sanguínea para evitar las varices, calambres o edemas en las piernas.
    • Mejorar el estado de ánimo.
    • Evitar los dolores de espalda.
    • Tonificar los músculos.
    • Reducir la fatiga, típica del periodo de gestación.

    ¿Cuándo hacer ejercicios en el agua?

    El ejercicio en el agua se recomienda desde el primer trimestre del embarazo, y siguiendo las recomendaciones del ginecólogo.

    Es aconsejable realizar ejercicio al menos 3 veces a la semana, y durante un máximo de 45 minutos si se realiza en el agua. El ejercicio siempre debe ser moderado y adaptado a la condición física de la mujer embarazada. No hay que hacer sobreesfuerzos ni cumplir a rajatabla el tiempo, por lo que si nos sentimos fatigadas, lo mejor es dejarlo y descansar.

    Ejercicios en el agua para embarazadas

    Antes de empezar con los ejercicios siempre hay que calentar, nadando suavemente o caminando dentro del agua. El agua debe estar a una temperatura óptima, ni muy caliente ni fría, y para realizar los ejercicios con comodidad el agua debe cubrir a la altura entre el pecho y los hombros. A continuación puedes ver unos vídeos con ejercicios específicos para realizar en la piscina y mantenerte activa durante el embarazo.