Navidad 2016

Ejercicios de gimnasia cerebral para niños

Ejercicios de gimnasia cerebral para niños

Haz que tus hijos mejoren su concentración, memoria y creatividad con unos sencillos ejercicios que podéis realizar en casa.

por en Desarrollo y crecimiento del bebé, Mamá
    Ejercicios de gimnasia cerebral para niños

    Desde su entrada a la guardería, o incluso antes, los niños se enfrentan diariamente a retos educativos. La memoria, la concentración y la creatividad son unos de los pilares del desarrollo cerebral, ya que favorecen el correcto equilibrio entre los hemisferios izquierdo y derecho de nuestros pequeños.

    Existen programas educativos como el Método Montessori que ayudan al correcto desarrollo del niño, e incluso se procura una decoración que lo incite a aprender. No obstante, los padres también podemos darles un pequeño empujoncito desde casa que fomentará el equilibrio entre la parte racional y la emocional de nuestro hijo. Además, realizarlos todos los días durante 30 segundos es muy beneficioso para mejorar problemas de concentración, lectura, escritura, la hiperactividad o, incluso, dislexia. Te animamos a que pongas en práctica estos ejercicios de gimnasia cerebral para niños.

    Una mano se coloca sobre el ombligo, y con la otra se señalan unos botones imaginarios situados entre la clavícula y el esternón. Con esta última, además, debe hacer movimientos circulares en el sentido de las manecillas del reloj. Es muy útil para estimular la lectura, la función visual y la coordinación bilateral, además de promover la relación entre hemisferios.

    Se colocan dos dedos de una mano sobre el labio superior, y la otra mano al final de la columna vertebral. Una vez adoptada la postura, se realizan varias respiraciones. Con este sencillo ejercicio se fomenta una mejor receptividad ante el aprendizaje.

    Se colocan dos dedos debajo del labio inferior, y la otra mano se ubica por debajo del ombligo.

    En esta posición se deben realizar varias respiraciones. Es un ejercicio que activará al niño, ayudándole a calmar la fatiga mental.

    Se pone una mano sobre el hombro contrario y se gira la cabeza hacia ese mismo hombro. Se respira profundamente y, mientras se gira la cabeza hacia el otro hombro, se va soltando el aire. Este ejercicio debe realizarse cambiando de mano y hombro, y favorece enormemente el proceso lector al liberar tensiones.

    Se ponen las manos en las orejas y se estiran con cuidado. Este ejercicio es especialmente sencillo y tiene grandes beneficios, como una mejora en la atención, el equilibrio y la fluidez verbal.

    Se trata de mover a la vez un brazo y la pierna del lado contrario. Se puede hacer de dos formas: levantando la pierna y tocando la rodilla o levantando el pie por detrás y tocándolo con la mano. Para los que ya lleven una coordinación adecuada, puede pedírseles que toquen la rodilla con el codo opuesto. El ejercicio es uno de los más completos, ya que activa el cerebro, favorece la receptividad del aprendizaje y mejora la coordinación corporal y ocular, además de la visión y audición.

    604

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Desarrollo y crecimiento del bebéMamá

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares