Ejercicios de relajación para niños con ansiedad

Los ejercicios de relajación son de lo más útiles para niños con ansiedad, te contamos cómo hacerlos.

por , il

    Ejercicios de relajación para niños con ansiedad

    Descubre con nosotras los ejercicios de relajación y respiración para niños con ansiedad, una técnica que puedes hacer con ellos en casa a diario y que es de lo más efectiva.

    Niños con ansiedad

    El estrés en niños tiene efectos que se pueden alargar hasta la edad adulta; ya sea debido al ritmo de vida de los padres o a otras situaciones externas. De acuerdo con el estudio del doctor Mark Krasnow, la actividad cerebral de los niños puede ser relajada por medio de la respiración. Este especialista de la Universidad de Stanford, propuso unos de ejercicios con el objetivo de reducir los síntomas de ansiedad.

    Es por ello que vamos a mostrarte unos métodos de relajación que serán de gran ayuda para los más pequeños de la casa en esos momentos en los que el agobio y la ansiedad se apoderan de ellos.

    El método de la flor

    Este ejercicio consiste en simular que olemos una flor primaveral. Dile a tu hijo o hija que inspire como si oliera el aroma de una flor, de forma pausada y tranquila, dile que mantenga unos segundos esa inspiración para después soltar el aire muy poco a poco. Se deben hacer al menos 4 repeticiones. No dudes en hacerlo con él, el resultado serán aún mejor.

    El método del globo

    Este ejercicio es idóneo para reducir la ansiedad, consiste en simular que estamos llenando un globo de aire. El pequeño debe inspirar por la nariz y soltar el aire por la boca, tal como si estuviera llenando un globo. Mientras coge aire dile que levante los brazos hacia el techo para dejarlos hacer cuando lo suelte. Se deben hacer también varias repeticiones hasta que el niño esté algo más calmado.

    Conteo 5-2-6

    Mediante este ejercicio de respiración, se logra además trabajar la concentración. Hay que tomar aire tranquilamente y contar hasta 5, aguantar el aire durante dos segundos y soltarlo en seis. El cerebro estará pendiente del conteo y dejará de lado el motivo que causó la ansiedad.

    Método de relajación de Jacobson

    Este método se basa en la relajación a partir de los músculos, se contraen para luego relajarlos. Dile a tu niño o niña que debe contraer y distender los músculos durante unos segundos, lo que logrará un alivio de su sistema nervioso. Se puede comenzar con zonas concretas como manos, brazos, hombros o cuello.

    Imaginación guiada

    Este ejercicio es de gran ayuda para rebajar la ansiedad de los niños. Consiste en crear en la imaginación del pequeño un entorno seguro y relajado donde el motivo de su inseguridad no pueda afectarle en absoluto. Por ejemplo, un rincón en la selva o en la playa acompañado de su animal favorito. Se crea así en la mente del niño un entorno con elementos agradables y tranquilizadores. Se puede reforzar con algo de música suave y unas palabras calmadas y profundas.

    Pon en práctica estos ejercicios de relajación siempre que sean necesarios y no te olvides que los abrazos y los mimos son otra terapia que no pueden faltar nunca en momentos de ansiedad.

    También te puede interesar: Síndrome de los padres exigentes: Consecuencias para los niños y Cómo decir no a los niños: Formas positivas para decir no a los hijos