El lado bueno de los videojuegos para niños

¿Quién dijo que los videojuegos eran perjudiciales? Te contamos todos los beneficios que pueden aportar a tus hijos.

por , il

    El lado bueno de los videojuegos para niños

    Los videojuegos son una de las actividades que más gustan a niños y adolescentes, y muchas veces los padres no entendemos qué tienen de especial e, incluso, pensamos que puede ser perjudicial para ellos. Se han escuchado muchos casos en los que se ha culpado a este tipo de juegos de volver violentos a los niños y muchas veces somos alertados por ser los causantes de la miopía infantil, pero no todo es blanco o negro. Estos juegos han demostrado en multitud de ocasiones que pueden tener muchos beneficios en nuestros hijos. ¿Quieres saber cómo? Te contamos el lado bueno de los videojuegos para niños.

    Mejor coordinación y reflejos

    Los videojuegos exigen una correcta coordinación para poder superar los diversos niveles que se plantean. Los shooters o juegos de disparos son los que más desarrollarán esta cualidad en tu hijo, ya que necesita desplegar una gran puntería y saber responder ante cualquier personaje o estímulo que pueda aparecer de improvisto.

    Mayor concentración y memorización

    ¿Alguna vez jugaste al Super Mario Bros? Se trata de uno de los plataformeros más conocidos de toda la historia, y es que ha sido el videojuego por excelencia desde hace años. Seguro que recuerdas cómo, tras varios intentos fallidos, conseguías memorizar dónde aparecían los enemigos y en qué bloques debías saltar para poder avanzar al siguiente nivel. Todo esto no hacía más que ayudarte a concentrarte y memorizar todo el recorrido. Este mismo efecto se da en tus hijos en juegos similares, ayudándolos especialmente cuando muestran signos de hiperactividad.

    Facilidad para aprender y seguir las normas

    Toda actividad tiene sus normas, y los niños deben aprenderlas si es que quieren jugar. Esta es una de las lecciones más valiosas que les aportan los videojuegos, y es que les enseña que no siempre van a poder hacer lo que quieran, ya que puede perjudicar a otros o a sí mismos. Además, también desarrollan una mayor curiosidad, y puedes comprobarlo cada vez que tu hijo te pregunte “¿cómo se juega?”.

    Expertos en estrategia

    Existen videojuegos en los que se da la posibilidad de escoger entre varias opciones, reportando unas consecuencias u otras al personaje según la elección que se haya hecho. Los niños aprenderán que todo problema tiene multitud de caminos entre los que escoger, y que no todos llevan a un final feliz. Los videojuegos son una prueba para averiguar por sí mismos qué pasaría si realizara una determinada acción sin tener que pasar por la experiencia que, en multitud de ocasiones, puede ser desagradable. Además, con los típicos juegos de granjas o construcción de ciudades también aprenden a optimizar los recursos disponibles, lo cual pueden proyectar directamente en la vida real.

    Resolución de problemas

    En multitud de ocasiones nuestros hijos afrontan puzles difíciles de resolver que sólo pueden superar con ingenio. Esto desarrolla su parte más creativa, además de fomentar su sentido de la perseverancia.

    ¿Qué te ha parecido este artículo? Te recomendamos que eches un vistazo a los riesgos de los móviles en nuestros hijos y a las 10 actividades del método Montessori para hacer en casa.

    Viajes y vacaciones