Navidad 2016

El marisco durante el embarazo: Todo lo que debes saber

El marisco durante el embarazo: Todo lo que debes saber

¿Se puede comer marisco durante el embarazo? Cuidar la alimentación durante esta etapa es fundamental, tanto para la madre como para el bebé, por lo que hay que prestar atención a la hora de elegir los alimentos.

por en Alimentación Embarazo, Embarazo, Mamá, feto embarazo, Marisco, peso embarazo
Última actualización:
    El marisco durante el embarazo: Todo lo que debes saber

    Marisco y embarazo, ¿están reñidos? Es cierto que el marisco es una excelente fuente de proteínas, pero también lo es que, durante el embarazo, conviene tener cuidado con algunas variedades, así como con la forma de preparación de este tipo de alimento, debiendo evitar el marisco o pescado crudo (así, pues, hay que olvidarse de las ostras, el sushi o los carpaccios). No se trata, únicamente de prohibir, sino de prevenir y de elegir los alimentos que más beneficios nos reportan en este momento.

    El marisco es una tentación, pero a la que conviene poner límites durante esta etapa. Protagonistas de sabrosos platos a base de pescado, es mejor optar por otras opciones culinarias durante estos meses, para mantener alejado cualquier riesgo innecesario.

    Lo cierto es que estamos ante un alimento que siempre ha generado muchas dudas sobre la conveniencia de incluirlo o no en la dieta de las embarazadas. Lógicamente, tomándolo de manera moderada (el marisco, por otra parte, no es un alimento que forme parte de la dieta diaria) y cocinado adecuadamente, se le puede sacar partido a sus beneficios.

    Potencialmente beneficioso en ácidos grasos omega 3, los expertos consideran que los posibles riesgos son mucho mayores que los beneficios que pueda reportar. Lo más aconsejable, por tanto, será evitar tomar marisco o, al menos, reducir su ingesta a momentos puntuales, y siempre después de una cuidadosa cocción, tanto si se trata de mejillones, como almejas, calamares, langostinos, sepia o pulpo. Su delicioso sabor puede ocultar microorganismos insospechados o patógenos peligrosos.

    En particular, el riesgo tiene algunos nombres muy específicos. Infecciones que la futura madre tiene el riesgo de contraer, poniendo en peligro la salud del bebé, como la salmonelosis, un grupo de trastornos causados ​​por un tipo particular de bacterias, la salmonella. También está el riesgo de contraer anisakis o la denominada toxoplasmosis, una enfermedad infecciosa y generalmente inofensiva, pero que si se contrae durante el embarazo puede llegar a ser peligrosa para el bebé.

    El calamar, sepia o pulpo, si se cocinan a altas temperaturas, se pueden consumir con moderación. Además de cocidos, se pueden preparar a la plancha.

    Para asegurarte de que tu dieta es correcta, durante esta etapa es fundamental consultar con el médico, sobre todo para despejar todas las posibles dudas sobre ciertos alimentos, como puede ser precisamente el caso del marisco.

    También te puede interesar: Dieta embarazo: Ejemplo de menú día a día y descubre qué comer con seguridad durante el embarazo.

    505

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Alimentación EmbarazoEmbarazoMamáfeto embarazoMariscopeso embarazo

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares