El sentido de la vergüenza en los niños

El sentido de la vergüenza no es algo propio solo de adultos, también los niños pueden tenerlo. ¿Qué puede ruborizar o despertar su pudor?

por , il

    Entre los muchos sentimientos que puede sentir un niño a lo largo de la infancia también está el de la vergüenza o el pudor ante ciertos estímulos o comportamientos. Sentir vergüenza es una reacción normal de nuestra mente ante determinadas situaciones, por ejemplo, hablar en punto o ser el centro de atención en una reunión, y esta sensación de incomodidad no solo es propia de adultos. Los niños también pueden sentir vergüenza, ¿por qué?, ¿cómo ayudarles? Vamos a ver algunos consejos prácticos para padres y madres.

    1. Qué es

    Uno de los muchos sentimientos y emociones propias de todo ser humano y que regula muchas actitudes cotidianas. Gracias a él, por ejemplo, evitamos desnudarnos en público o realizar ciertos comportamientos que pueden ser mal entendidos por el resto. Es una forma de defensa y una forma de conocer los límites.

    2. Cuándo aparece

    El sentido de la vergüenza tiene edad, ya que suele aparecer a partir de los 3-4 años, ya que antes el niño no tiene percepción real de su esfuerzo, por lo que se sienten incómodos ante ninguna situación, por ejemplo la de jugar y correr desnudo por la playa. Aún no ha aparecido la vergüenza.

    3. A partir de los 3 años

    Edad en la que empieza a aparecer la necesidad de intimidad, un pudor que nos lleva a poner en prácticas las normas impuestas por los padres y la sociedad, para modular el comportamiento y adaptarse al entorno. También cambian algunas actitudes, como el querer bañarse o vestirse solo.

    4. A partir de los 4 años

    A partir de esta edad, el sentido de la vergüenza se refina. El niño comienza a ir a la guardería y a compartir el día con sus compañeros y profesores, son las primeras amistades y surge el deseo natural de afirmar la personalidad dentro del grupo. El niño ya sabe preservar su intimidad.

    Viajes y vacaciones