Embarazadas adolescentes: Cuidados de embarazadas de corta edad

Hablamos de los riesgos y los cuidados especiales que deben tener las embarazadas de corta edad.

por , il

    Embarazadas adolescentes: Cuidados de embarazadas de corta edad

    Hoy os damos a conocer los cuidados y las precauciones especiales que deben tener las embarazadas adolescentes o de corta edad. Si bien es cierto que el cuerpo de la mujer no está preparado para tener bebés a una edad tardía, tampoco lo está para hacerlo a una edad muy temprana.

    Cuidados para embarazadas adolescentes

    Lo más seguro es que no lo hayas planeado, como les ocurre a la mayoría de las chicas que se quedan embarazadas antes de los 20 años, pero ha ocurrido y ahí está, un nueva vida que comienza a crecer en tu interior. Has de saber que vas a necesitar de unos cuidados concretos y específicos para que todo salga bien, pero también has de saber que hay muchas cosas que puedes hacer y que tienes muchas opciones para planear un buen futuro para ti y tu pequeño.

    Lo primero de todo, tengas la edad que tengas, es ir al médico para que te hagan pruebas y análisis, es en la primera etapa de gestación cuando se ven y cuando se pueden evitar muchos problemas. Recuerda que si no has informado a tus padres, el doctor tampoco lo hará si tu no le das permiso.

    Cuidados especiales en jóvenes embarazadas

    Según las investigaciones médicas, existen una serie de problemas médicos que suelen darse con mayor frecuencia en mujeres que se han quedado embarazada antes de los 20 años, tales como: anemia, parto prematuro, depresión o ansiedad y diabetes gestacional, por lo que deberás tener especial cuidado con esto y seguir con exactitud las indicaciones que de los doctores.

    Cómo reducir los riesgos en una mujer embarazada de corta edad

    ¿Qué puedes hacer entonces para disminuir los riesgos y que todo vaya bien? Primero de todo cuida tu alimentación, debe ser sana, variada y rica en vitaminas y hierro. Haz algo de ejercicio, suave pero semanalmente. Si ves que tienes problemas de ansiedad o depresión busca ayuda en tu entorno y en profesionales médicos. Si vas a tomar cualquier medicamento, incluso los que venden si receta médica, consulta antes con el doctor y por supuesto nada de tabaco y alcohol.

    Otra cosa importante que debes tener en cuenta para sentirte bien es que puedes seguir estudiando. Según comenta la educadora Jeanne Lindsay “muchos de nuestros programas escolares demuestran que si la mamá participa en un grupo para embarazadas en la escuela, su probabilidad de tener un bebé de bajo peso o un parto antes de tiempo se reduce. No creo que la importancia de permanecer en la escuela sea algo malo para su salud“.

    Ventajas de tener un bebé siendo joven

    A pesar de los muchos inconvenientes y los muchos desafíos que supone ser madre a una edad muy corta, hay también algunas ventajas que te pueden servir de aliciente para seguir adelante. El doctor Jeff Morgan, obstetra-ginecólogo de Arlington, Texas, dice lo siguiente: “aprenden muy rápido cómo cuidar del bebé, y están dispuestas a sacrificar sus propios deseos y necesidades“, y añade que “una mamá jovencita también se recupera muy rápidamente después del embarazo, con menos problemas físicos que las madres mayores“. Esto quiere decir que tendrás un pequeño gran compañero de vida que te dará amor incondicional para siempre.

    Convertirse en mamá no es fácil y menos cuando eres una adolescente y no cuentas con el apoyo de tus padres. Los riesgos médicos relacionados con la edad siempre van a estar presentes pero si acudes al doctor desde el principio, haces caso de sus recomendaciones y llevas un estilo de vida sano, todo saldrá bien.

    También te puede interesar: Tabla de peso durante el embarazo: Cómo controlarlo semana a semana y Cambios de humor durante el embarazo: qué hacer y qué remedios utilizar