Navidad 2016

Embarazo: Probióticos para reducir los riesgos de eccemas

Embarazo: Probióticos para reducir los riesgos de eccemas

Embarazo: Probióticos para reducir los riesgos de eccemas. Es la principal conclusión extraída por un grupo de investigadores en cuyo estudio aseguran que los probióticos ayudan a reducir los riesgos del futuro bebé de padecer eccemas. En el estudio han participado más de 240 mujeres embarazadas y con antecedentes alérgicos.

    Embarazo: Probióticos para reducir los riesgos de eccemas

    Embarazo: Probióticos para reducir los riesgos de eccemas. Es la principal conclusión extraída del estudio realizado por un equipo de investigadores y detrás de la que podría estar la respuesta a cómo reducir el riesgo de los bebés de padecer eccema. Respuesta que podría estar en la toma de probióticos durante el periodo de embarazo y la posterior lactancia. El principal síntoma del eccema, el cual se puede definir como una erupción de la piel, son los picores. Pero, ¿cómo han llegado a esta conclusión los investigadores?


    Los probióticos podrían convertirse en un aliado para la prevención del eccema en el bebé, tal y como señala el último estudio realizado por los investigadores del centro finlandés Turku University Central Hospital. Según recogen los resultados del estudio, publicados en el Journal of Allergy and Clinical Inmunology, los probióticos podrían tener la capacidad de reducir el riego de eccema, gracias a su capacidad para equilibrar los niveles de bacterias en el intestino y prevenir la aparición de las cepas causantes de problemas o enfermedades. Acción de los probióticos que, a través de las células inmunes, pasan a la placenta y de ahí a la leche materna.

    El estudio contó con la participación de más de 240 mujeres, las cuales se encontraban en periodo de gestación. Los investigadores administraron a las pacientes, durante los dos últimos meses del embarazo y los dos primeros meses de la lactancia, dos combinaciones distintas de probióticos. En un caso, como polvo mezclado con agua y, en otro, como polvo de placebo sin bacterias. Las mujeres participantes compartían el tener antecedentes alérgicos, por lo que en principio sus bebés tendrían más posibilidades de padecer un eccema u otro tipo de reacción alérgica. Durante los siguientes dos años, los investigadores han realizado un seguimiento de la salud de estos bebés.

    Los resultados no parecen dejar lugar a dudas o, al menos, abren la puerta para seguir investigando sobre las propiedades de los probióticos. Así, el 71% de los bebés del grupo de mujeres a las que se les administró placebo, tuvieron al menos una vez un eccema, mientras que en el grupo de los bebés a cuyas madres se les administró cualquiera de las dos combinaciones anteriores de probióticos, la aparición de eccemas se redujo al 29%.

    Por su parte, los investigadores también apuntan en sus conclusiones que, a partir de los dos años, no se observaron diferencias significativas entre los niños con respecto a una mayor o menor sensibilidad frente a una variedad de alérgenos, como el trigo, leche o soja, entre otros. En este caso, el tomar o no probióticos no ejerció una influencia directa.

    Lo que sí aporta esta investigación, y así lo han subrayado los autores, es que los probióticos ayudan a reducir los eccemas, de una manera además sencilla para la madre. Son muchos los bebés que pueden padecer eccemas en la piel durante sus primeros años. Es importante vigilar su aparición, ya que puede presentarse de manera leve y ser de fácil tratamiento, pero también puede aparecer con síntomas severos y ser la puerta de entrada de la dermatitis atópica, una patología que produce sobre todo picor y descamación de la piel.

    687

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Alimentación EmbarazoEmbarazoInvestigaciones MédicasMamáPielPrevenciónSalud de MujerProblemas embarazoproblemas recién nacido

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares