Navidad 2016

Embarazo: ¿Qué nos hace coger peso?

Embarazo: ¿Qué nos hace coger peso?

Embarazo: ¿Qué nos hace coger peso? Una alimentación desequilibrada, y el caer en la tentación de productos más saciantes, pueden estar detrás de un aumento de peso por encima de lo recomendable durante el embarazo. Y no solo influye en el peso de la madre, también en el del bebé. En este caso, a la baja, y motivado por un mayor consumo de productos que contiene acrilamida, una sustancia que se genera, por ejemplo, al freír patatas fritas a temperaturas muy altas.

por en Alimentación, Alimentación Embarazo, Embarazo, Mamá, Salud de Mujer, Consejos Salud, feto embarazo, peso embarazo
Última actualización:
    Embarazo: ¿Qué nos hace coger peso?

    Embarazo: ¿Qué nos hace coger peso? Uno de los motivos que explican el aumento de peso durante el embarazo está, lógicamente, relacionado con la alimentación y, en concreto, con el riesgo de caer más a menudo en la tentación de comer productos más saciantes, pero menos nutritivos. Y no solo la alimentación influye en la madre, también en el feto. De hecho, estudios recientes han constatado que la acrilamida, una sustancia que se produce al freír a temperaturas altas hidratos de carbono, puede interferir en el peso, a la baja, del recién nacido.


    Durante la etapa del embarazo es conveniente controlar el peso, tanto por la madre como por el futuro bebé. Peso en el que la alimentación juega un papel esencial. Un reciente estudio internacional (con participación de países como España, Dinamarca, Grecia, Inglaterra y Noruega) ha constatado que algunos alimentos como las patatas fritas no son lo más aconsejable en la dieta, en gran medida porque al freírlas a temperaturas muy altas, se genera una sustancia denominada acrilamida que puede traspasar la placenta e influir en el crecimiento del feto y, por tanto, en su peso al nacer.

    Las patas fritas no son los únicos alimentos que contienen acrilamida, también está presente en los cereales, café, galletas, bollería y en el pan. Productos que tienen en común hidratos de carbono tostados, fritos u horneados a altas temperaturas. No se trata de desterrar de la dieta este tipo de productos, sino de llevar una dieta equilibrada seleccionando aquellos alimentos con menos acrilamida y evitando comer los más tostados. Se estima que el contenido de acrilamida de las patatas fritas o chips supera los 4.000 microgramos/kilo, una cantidad mucho menor a la que tienen los cereales (1.600) o el café (unos mil).

    Un peso más bajo de lo normal en el caso del recién nacido lo hará más vulnerable a padecer determinadas patologías, como puede ser la diabetes.


    Comer bien y practicar alguna actividad física siguen siendo dos premisas esenciales y válidas durante la etapa del embarazo.

    No se trata de comer más, sino de comer para dos, para la madre y para el bebé. Es aconsejable consultar al médico cuál es la dieta más aconsejable en nuestro caso para evitar aumentar de peso más de lo debido. Una dieta sana y equilibrada debe incluir los nutrientes esenciales, como proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas. Una dieta en la que, entre otros alimentos, no pueden faltar las frutas y verduras.

    No se trata tampoco de privarse de algún que otro capricho, pero eso sí, no convirtiendo estos alimentos (calorías vacías) en un hábito cotidiano ya que pueden provocar un aumento de peso. En caso, no obstante, de subir peso de manera demasiado rápida, hay que consultar al médico para descartar que se trate de un problema de diabetes gestacional.

    Coger demasiados kilos durante el embarazo puede ser un factor de riesgo de hipertensión arterial, preeclampsia o de dificultades durante el parto. Mantenerse activa durante el embarazo reporta una serie de beneficios tales como el mitigar las molestias propias del periodo de gestación, tales como dolor de espalda, sensación de hinchazón, cansancio o problemas de estreñimiento. Si antes del embarazo, practicabas deporte de manera habitual, conviene no olvidar este año, optando por una disciplina más cómoda y que no impliquen riesgos de caídas o movimientos bruscos.

    754

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónAlimentación EmbarazoEmbarazoMamáSalud de MujerConsejos Saludfeto embarazopeso embarazo

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares