Navidad 2016

Embarazo y dolor de espalda: consejos para evitar las molestias lumbares

Embarazo y dolor de espalda: consejos para evitar las molestias lumbares

Embarazo y dolor de espalda: consejos para evitar las molestias lumbares. El dolor de espalda es algo que no se puede evitar cuando se está embarazada, sobre todo en la etapa final, pero sí hay una serie de ejercicidos y recomendaciones que hacen que las molestias lumbares sean menores y más llevaderas. Un calzado adecuado, una buena postura al sentarse o caminar a diario son conductas que te ayudarán a aliviar, en la medida de lo posible, los dolores.

por en Embarazo, Mamá, Molestias En El Embarazo, estado de buena esperanza
Última actualización:

    dolor de espalda durante el embarazo

    Embarazo y dolor de espalda: consejos para evitar las molestias lumbares. El dolor de espalda en las mujeres embarazadas es casi inevitable, principalmente en la última etapa de la gestación. Muchos son los motivos para tal dolor: el aumento de peso y tamaño del vientre, la expansión del útero para albergar al bebé, la inclinación natural hacia atrás de los hombros, la desviación del centro de gravedad… En fin, son unas molestias por las que hay que pasar, que si no se pueden eliminar completamente, sí se pueden paliar siguiendo una serie de pautas y rutinas.

    Algunos consejos para ahorrarte en la medida de lo posible las molestias lumbares durante el embarazo son los siguientes, atenta.

    • Camina a menudo. Si te encuentras en un estado avanzado de gestación, andar es un ejercicio saludable y poco agresivo, que podrás mantener hasta casi el final del embarazo. Procura mantener las caderas firmes y proyectarlas hacia delante, sin arquear la espalda, y mantén un ritmo pausado y suave. Eso sí, el permanecer de pie sin estar en movimiento (por ejemplo, en el entorno laboral), puede agravar considerablemente el dolor de espalda y la tensión lumbar: busca asiento o apoyo cuando lo necesites.
    • Calzado cómodo. Una larga jornada sobre un par de tacones puede convertirse en un intenso dolor de espalda al final del día. Por ello, elige zapatos de plantilla cómoda y transpirable, con tacón bajo, que no sea muy plano (produce casi los mismos dolores en la planta del pie que el tacón alto en la espalda), y que facilite la circulación de retorno en las piernas.
    • Cuando te agaches, no te inclines sobre ti misma.

      Es mejor doblar las rodillas y ponerte de cuclillas, manteniendo la espalda recta. De igual modo, cuando estés sentada, mantén la espalda erguida y apoyada en el asiento, y, al ser posible, ponte un almohadón o refuerzo que te sujete los riñones.

    • Asegúrate de que la banda elástica de los pantalones premamá que has adquirido sujetan con firmeza el abdomen. Esto te ayudará a cargar mejor el peso extra. Si lo necesitas, puedes comprarte también una faja de refuerzo para las lumbares.
    • Regálate de ven en cuando un masaje especial diseñado para aliviar tensiones en las mujeres embarazadas. Te vendrá de maravilla y saldrás de la sesión como nueva.
    • Si trabajas sentada en la oficina, procura tener a mano todo lo que necesitas para estar cómoda durante tu jornada laboral: un cojín, un taburete para las piernas, un soporte para que el monitor te quede a la altura de los ojos… Intenta no cruzar las piernas, da paseos y realiza ejercicios y estiramientos cada vez que te sientas incómoda.

    Por último, recuerda que los ejercicios de respiración, estiramientos y relajación de las clases de yoga prenatal te ayudarán a afrontar el tiempo que te quede de embarazo y sus dolores de espalda, nervios y tensión acumulada, así como las pautas dadas en los cursos de preparación al parto.

    733

    ESCRITO POR PUBLICADO EN EmbarazoMamáMolestias En El Embarazoestado de buena esperanza

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares