Navidad 2016

Epidural en el parto: en qué consiste y cuándo se pone

Epidural en el parto: en qué consiste y cuándo se pone

Epidural en el parto: en qué consiste y cuándo se pone. Es la técnica más demandada por las mujeres para combatir los temidos dolores del parto, pero ¿sabemos en qué consiste y cuándo se debe utilizar? Vamos a resolver todas las dudas.

por en Embarazo, Mamá, Parto y posparto, anestesia parto, Consejos Bebés, dolor parto
Última actualización:

    epidural parto

    La anestesia epidural es uno de los métodos más elegidos por las mujeres para combatir los dolores del parto. Según datos médicos es estima que en nuestro país recurren a la epidural en el parto el 70% de las mujeres. ¿En qué consiste la epidural y, sobre todo, cuándo se pone?


    El parto es uno de los momentos tan esperados como temidos, por el dolor y las molestias naturales que acompañan al nacimiento del bebé. Molestias que pueden llegar a ser muy agudas y que se pueden combatir con la conocida anestesia epidural. Una técnica que se administra en los centros hospitalarios de nuestro país desde hace más de 15 y que se ha convertido, en los últimos años, en la más demandada por las mujeres para combatir los dolores del parto. Sin embargo, ¿sabemos bien qué es la epidural y en qué consiste? Vamos a profundizar un poco más en esta técnica para saber qué es y cuando se pone.


    Ya no es necesario sufrir dolores en el parto, uno de los momentos que más dudas y preocupaciones puede generar a la mujer embarazada, sobre todo en el caso de las primerizas. Según un estudio realizado en diferentes hospitales de nuestro país, titulado Miedo al parto, más de la mitad de las embarazadas reconocieron temer al parto. La anestesia epidural es una técnica invasiva, ya que se tiene que poner en una zona muy concreta de la médula espinal para que el fármaco sea efectivo. En concreto, se realiza una punción con una inyección o un catéter de calibre muy pequeño desde la zona exterior y se administra el medicamento. Al administrarlo en la médula espinal se bloquean los estímulos dolorosos antes de que lleguen al cerebro.


    La epidural no solo es la más demandada –según datos del Ministerio de Sanidad, siete de cada diez mujeres recurren a ella en el momento del parto-, sino que tiene ventajas frente a otros métodos. La primera, y fundamental, es la reducción del dolor con una dosis mínima de fármaco. La epidural se administra cuando ya han empezado las contracciones y éstas son intensas y largas, así como cuando el cuello del útero ya ha dilatado por encima de los 2-3 centímetros.

    La administración de la epidural es una decisión de la madre. Para reducir los dolores hay otras técnicas, como realizar un masaje perineal, andar o tumbarse en una posición más confortable. Pero no todos los dolores del parto son de la misma intensidad, por lo que depende de la capacidad de la futura madre para soportarlos el recurrir o no a la anestesia epidural.


    Aunque la epidural está reconocida como un método seguro y eficaz, sí hay ocasiones en las que el médico aconseja que no se ponga. Se trata de los casos en los que sí puede suponer un riesgo tanto para la madre como para el futuro bebé. En concreto, cuando la madre tiene una infección en la zona lumbar (zona en la que hay que poner la inyección), cuando es alérgica a determinados medicamentos (opiáceos o anestésicos locales), cuando la madre tiene un historial clínico de problemas de corazón o cuando hay tatuajes en la zona lumbar (parte de la tinta puede ser arrastrada hasta la zona de la médula).

    También te puede interesar: 8 cosas que se deben evitar durante el embarazo y cómo evitar la episiotomia en el momento del parto.

    782

    ESCRITO POR PUBLICADO EN EmbarazoMamáParto y pospartoanestesia partoConsejos Bebésdolor parto

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares