Navidad 2016

Epilepsia en la infancia: Cómo convivir con un niño epiléptico

Epilepsia en la infancia: Cómo convivir con un niño epiléptico

Epilepsia en la infancia: Cómo convivir con un niño epiléptico. ¿Tu pequeño sufre este trastorno que afecta al sistema neurológico? Se trata de una dolencia que hay abordar con la mayor normalidad sin educar a tu hijo desde la sobre protección.

por en Enfermedades bebes y niños, Mamá, Consejos Bebés, salud niños
Última actualización:
    Epilepsia en la infancia: Cómo convivir con un niño epiléptico

    Epilepsia en la infancia: Cómo convivir con un niño epiléptico. No hay ninguna edad predefinida en que se desencadena este trastorno del sistema neurológico. Y aunque existe mucha literatura al respecto e ideas preconcebidas acerca de las personas que padece esta enfermedad cabe decir que mucho de lo comentado es erróneo. Hemos de partir de la base de que un epiléptico puede llevar una vida normal. En esta ocasión nos vamos a centrar, especialmente, en la epilepsia en la infancia y el modo en que debe tratarse en casa.

    Existen numerosos tipos de epilepsias en niños. Podemos diferenciar desde epilepsias mioclónicas hasta epilepsia rolándica, epilepsia benigna o epilepsia con ausencias, entre otras. Cuando se diagnostica la epilepsia en niños es normal que los padres no encajen del mejor modo la noticia. Es lógico que no reaccionen de la mejor manera ante una situación que les es nueva. La familia puede temer el momento en que se desencadene una crisis y las lesiones que ésta pudiera provocar. Sin embargo, hemos de advertir que mientras que el niño cumpla rigurosamente con su tratamiento y los consejos médicos no hay porqué temer nada. No obstante, si convivís con un niño epiléptico os ofrecemos algunas recomendaciones para afrontar la epilepsia en la infancia.

    Ante una crisis epiléptica, que dura tan solo unos segundos o minutos, conviene la calma y seguir los siguientes pasos:

    • Permanece junto al niño hasta que finalice la crisis.
    • Coloca algo estable y no excesivamente blando bajo la cabeza.
    • Protégele de cualquier lesión alejándole de cualquier zona potencialmente peligrosa y mantenle retirado de cualquier objeto punzante, duro o cortante.
    • Coloca al niño de lado para evitar que las vías respiratorias se obstruyan.

      Asegúrate de que tu pequeño respira adecuadamente. Desabrocha, igualmente, las prendas de ropa del cuello del niño con el mismo fin.

    • No intentes detener los movimientos convulsivos.
    • Del mismo modo no intentes inmovilizarlo a no ser que sus movimientos puedan desencadenar un peligro evidente para el niño.
    • Durante la crisis no des al niño ningún medicamento ni ningún líquido hasta que esté despierto y consciente.
    • No obstante, una vez se haya recuperado es aconsejable que no tome nada hasta haberlo consultado común médico.
    • No intentes introducir nada en la boca. Estudios han demostrado que meter algo en la boca para evitar la mordedura de la lengua puede provocar más perjuicios que beneficios al enfermo.

    La frecuencia de convulsiones en epilepsias benignas de la infancia o de cualquier otro tipo que hemos visto anteriormente no es algo preestablecido. El desencadenamiento de una crisis no puede pronosticarse pero ante ello te recomendamos que pongas en práctica todos los consejos que te acabamos de enumerar. Asimismo, te recomendamos que abordes el asunto de la epilepsia en la infancia con normalidad, sin tabúes en la familia y sin sobreproteger a tu hijo para alejarle de todas las creencias erróneas que rodean a la epilepsia. Recuerda que, ante todo, la epilepsia es una enfermedad tan normal como cualquier otra que afecta a 8 de cada 10 menores de edad.

    600

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades bebes y niñosMamáConsejos Bebéssalud niños

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares